COLUMNA INVITADA

La incertidumbre de las familias frente al regreso a clases

El inicio de clases, luego de la crisis sanitaria por COVID-19, impone un nuevo reto en la educación del país

María del Pilar Gómez Vega / Columna invitada / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

El inicio de clases, luego de la crisis sanitaria por COVID-19, impone un nuevo reto en la educación del país. Las escuelas que han tenido la posibilidad han puesto en marcha distintas acciones para adaptar e implementar medidas de bioseguridad, pero la mayoría, en cambio, no han dado luz sobre qué tan seguro será el regreso para estudiantes y docentes.

Las familias han sido las primeras en cuestionarse si deben enviar o no a sus hijos e hijas a la escuela; no obstante, dicha incertidumbre, identifican que la escuela es el mejor espacio de encuentro en el que se afianzan no sólo los aprendizajes, sino también los vínculos sociales y relaciones emocionales. En muchos casos la ven además como un espacio seguro de contención y cuidado. De acuerdo con la más reciente encuesta del mes de julio de De las Heras Demotecnia a 1,000 participantes, 85% considera que las y los estudiantes son más felices estudiando en la escuela y 72% preferiría que estudien también allí.

Desde Mexicanos Primero abrimos una conversación con familias de una escuela pública del estado de Chiapas, y en ella se percibe el regreso a la presencialidad como una necesidad fundamental, pues dicha modalidad hace una gran diferencia en cuanto a logros educativos y bienestar en general. Además, de considerarlo como parte esencial para la salud mental y los aspectos socioemocionales que se han visto afectados durante este tiempo de confinamiento.

Sin embargo, son varias las preocupaciones que se hacen latentes cuando se acerca el regreso a actividades presenciales. Se suma a las inquietudes que han manifestado, que no solo se trata de contar con los insumos y equipos para la limpieza y desinfección, sino que es necesario tener claridad en los protocolos sobre las medidas sanitarias preventivas que deben llevarse a cabo en cada una de las instituciones y su participación en ello. Estas familias piden información precisa y sencilla sobre las disposiciones de ventilación en los salones de clases, rutinas de saludos y distanciamiento, actividades deportivas, protocolos frente a casos de contagio, y en general las normas básicas de convivencia que van a llevarse a cabo en la escuela.

Finalmente, exigen contar con acompañamiento que brinde contención socioemocional a sus hijas e hijos, luego de más de un año sin actividad, en un ambiente de convivencia positiva y segura.

Si bien estas preocupaciones se recogieron de un grupo de familias en Chiapas, por su naturaleza, son dudas que posiblemente recogen el sentir de madres, padres, abuelas, abuelos y cuidadores en general en el país. En consecuencia, conviene que las autoridades estén receptivas y despejen las dudas para un regreso adecuado para todas y todos.

El regreso a clases será atípico, es por ello que la comunidad escolar debe mantenerse en comunicación sobre cómo y en qué condiciones se dará ese reencuentro. Las familias están dispuestas a realizar un trabajo en equipo en su comunidad escolar y en este sentido merecen comunicación clara y pertinente de parte de las autoridades educativas. Así, seguramente adaptarse a la nueva “normalidad” será una transición más llevadera.

POR MARÍA DEL PILAR GÓMEZ VEGA

COORDINADORA DE ACTIVACIÓN DE FAMILIAS EN MEXICANOS PRIMERO

@MAGOVE7

MAAZ