UN MONTÓN DE PLATA

Buenrostro y los incentivos automotrices

Si bien es costoso, puede que las marcas prefieran hacer la mudanza definitiva de algunas fábricas ante las medidas que prevé poner el SAT

Carlos Mota / Un montón de Plata / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

¿Es buena idea que la Jefa del Servicio de Administración Tributaria, Raquel Buenrostro, esté señalando recientemente que evalúa retirar los incentivos fiscales de los que gozan las compañías automotrices globales en México, para mantener sus fábricas? En el mundo, los países crean estos incentivos, exentando a las empresas de algún impuesto, por ejemplo, para atraer inversión. Es uno de los ganchos cuando se compite para generar empleos y atraer tecnología.

La idea de Buenrostro es muy polémica, porque entre las empresas multinacionales existe la sensación de que el gobierno no ha hecho lo suficiente para establecer reglas claras a la inversión extranjera. La Jefa del SAT ha dicho que no hace sentido económico que las grandes automotrices pidan devoluciones del IVA por la tasa cero de la que gozan. Entre las grandes inversiones que llegaron a México en la última década, de parte de automotrices globales, están la planta de Kia Motors en Pesquería; la de Mazda, en Salamanca; la de Audi, en San José Chiapa; y la de Aguascalientes II, de Nissan.  Existen dos condiciones para que esta idea de Buenrostro no se convierta en una bomba molotov ante toda la inversión extranjera en el país. La primera, es que el nuevo secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, debe especificar cuáles son los incentivos fiscales con los que el gobierno de México desea trabajar hacia adelante para atraer inversión, y en qué medida serán respetados los acuerdos fiscales establecidos con las empresas que llegaron en el pasado.  La segunda, es que la Secretaría de Economía, de Tatiana Clouthier, y la Secretaría de Relaciones Exteriores, de Marcelo Ebrard, deben fungir urgentemente como contrapeso argumental para abanderar y cacarear la llegada de empresas extranjeras a México con este gobierno.  Está muy bien que Buenrostro quiera hacer su trabajo y cobre impuestos, pero el gobierno debe considerar que la narrativa predominante no sea la fiscalista, porque ello equivaldría a querer vender un caramelo a un niño llevando por delante la publicidad del dentista que le tapará la caries y que cobra mil pesos por curación. Alguien en el gobierno tiene que equilibrar el discurso, y hacerlo pronto. Una consideración adicional es que las plantas automotrices son cada vez más flexibles y, si bien es costoso, sí es posible una mudanza definitiva de alguna fábrica que mejor quiera salir del país. Además, están las que ya no llegan, lo que constituye un costo de oportunidad que en el gobierno nadie parece estar midiendo.

POLO GARZA

Sentida carta de Polo Garza, publicista de gran renombre y experiencia, al despedirse del Grupo WPP, en la que pidió que la industria de la publicidad continúe siendo un “referente en todo lo relacionado a las ideas y la comunicación”.

POR CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM 
WHATSAPP 56-1164-9060

PAL