COMANDO Y CONTROL

Gringos, rusos, chinos y el jaque mate

Dentro del abanico de plataformas tecnológicas disponibles, los aviones de combate son la articulación más representativa del poder nacional

Íñigo Guevara Moyano / Colaborador. / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Dentro del abanico de plataformas tecnológicas disponibles, los aviones de combate son la articulación más representativa del poder nacional

En la vasta mayoría de los países relevantes del mundo, las Fuerzas Armadas están enfocadas en la defensa de la nación, desarrollando para ello capacidades tecnológicas que les permitan disuadir a otros estados y en algunos casos a organizaciones criminales o terroristas no estatales, de intervenir o incluso amenazar a su país.  

Dentro del abanico de plataformas tecnológicas disponibles, los aviones de combate son desde hace varias décadas la articulación más representativa del poder nacional. Los hay subsónicos a supersónicos, de ataque, defensa o polivalentes, de una o dos plazas y muy pronto, no tripulados. Dado su costo, no sólo de adquisición, sino de instalación y mantenimiento, muchos se preguntan ¿qué tan necesarios son? Basta con saber que su uso principal es la disuasión, es decir, el tenerlos y nunca emplearlos en combate, es mucho mejor que en algún momento necesitarlos... y no tenerlos. 

Este martes, las industrias de defensa rusas develarán un avión de combate de nueva generación que hasta el momento el gobierno ruso ha denominado Su-75 CheckMate Jaque Mate.  Rusia planea ofrecer este novedoso avión puramente para la exportación, mencionando a países como Argentina, India y Vietnam como sus mercados meta. Las imágenes que se han filtrado hasta ahora muestran un modelo muy similar, casi gemelo, al F-35 Lightning II (Relámpago II) de la compañía estadounidense Lockheed Martin.  

Valuado en más de un trillón de dólares, el programa F-35 es, hasta el momento, el proyecto militar más grande de la historia. Concebido después de la Guerra Fría, el F-35 es el caza de quinta generación con el que se están equipando la mayoría de las Fuerzas Aéreas de la OTAN y otros aliados de Estados Unidos como Japón, Corea del Sur, Singapur, Australia, Suiza y Emiratos Árabes Unidos.    

Al decir "quinta generación" se habla de aviones con características invisibles a ciertos radares, que puede viajar a velocidad crucero supersónica, y que cuenta con sensores y sistemas de comunicación que le permite funcionar como un centro de fusión de información.  

Para entender el valor que tienen, un par de estos aviones son capaces de bloquear o defender espacios aéreos o marítimos muy grandes, negando el acceso de fuerzas convencionales de tierra, mar y aire.  

Al programa de EU le siguió el FC-31 Gyrfalcon chino, que hasta el momento sigue en desarrollo, por lo que la presentación del caza ruso, anunciando que está listo para la exportación buscará competir con ambos.   

Si bien es claro que, dado el estado de la geopolítica actual, hay espacio para los tres modelos en el mercado internacional, no está muy claro que la gran mayoría de países en vías de desarrollo tengan el apetito político y los fondos necesarios para este tipo de adquisiciones.  

Sin embargo, así como la adquisición de algunos aviones de combate de generaciones anteriores causó competencias regionales en distintos momentos históricos, es posible que la llegada de alguno de estos cazas en América Latina, África o el sur de Asia, cause una reacción en cadena que fuerce a muchos otros países a invertir en estas capacidades. 

México históricamente ha sido un adaptador tardío de tecnología militar, habiendo recibido sus primeros cazas a reacción en 1961, 14 años después de Argentina y sus primeros cazas supersónicos hasta 1982, unos 20 años después que Cuba. 

POR ÍÑIGO GUEVARA MOYANO
DIRECTOR DE LA COMPAÑÍA JANE'S EN WASHINGTON, D.C.

dza