ORBITANDO

EU, la excusa preferida de la izquierda

La fórmula de culpar de todo a Washington, explotada por los hermanos Castro, ha sido retomada por su hijo político Miguel Díaz-Canel

OPINIÓN

·
Israel López Gutiérrez / Orbitando / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

La salida más recurrente de cualquier régimen de izquierda en América Latina que sufre un brote de protestas es culpar a Washington, es una fórmula muy sobada y quizá posible pero, por supuesto, ¡de ninguna manera es probable que ellos hayan contribuido a ese enojo social!

Es verdad que Estados Unidos mantiene tentáculos en toda la región, pero también es cierto que de la misma forma que hace 30 o 40 años se veía la mano comunista internacional escondida, tras todo movimiento disidente, hoy se vea la mano de Washington como justificante de problemas.

En el caso de Cuba, hay un bloqueo económico que presiona un cambio de régimen en la isla, pero el “nuevo” gobierno ha hecho poco para revertir la extrema pobreza en la isla. Y no es que no haya ingresos hacia la isla—puede ser que nos los suficientes—, pero durante la pandemia el gobierno ha mandado a sus médicos y enfermeros a enfrentar al COVID-19 en diferentes países, las ganancias que generan esos servicios son para el Estado, como ocurriría con la que en 2020 fue casi inexistente derrama del turismo de salud y placer.

En 2020, el PIB de Cuba sufrió una baja reconocida de 11% y el gobierno se ha sentido obligado a explicar la causa, pero siempre en su raíz se encuentra el bloqueo de EU como el origen de que los cubanos estén sumidos en una pobreza que data desde hace más de seis décadas.

La fórmula de culpar de todo a EU, explotada en buena medida por los hermanos Fidel y Raúl Castro, ha sido retomada por su hijo político Miguel Díaz-Canel, a quien encomendaron desde 2019 preservar el poder que les costó edificar.

El mismo discurso es utilizado por  su aliado, el venezolano Nicolás Maduro quien señala a EU como el responsable del movimiento fallido de Juan Guaidó y de intentar asesinarlo en varias ocasiones, igual que a su antecesor Hugo Chávez. El chavismo tiene 22 años en el poder y ese país se cae a pedazos.

No se diga del dictador Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, quienes se están haciendo de todo  para mantenerse de manera supuestamente “democrática” en el poder; han detenido a 26 opositores –seis aspirantes presidenciales– acusados de traición a la nación, por permitir la intromisión de EU.

Nada tiene que ver que Ortega desarrolle una absurda y brutal represión política, que lleve casi 15 años en el poder
— sin contar los cinco de su primer periodo— y mucho menos la extrema pobreza (3.2 dólares por persona por día), o la negación de contagios por COVID y la falta de un plan sanitario.

Otro en la lista, es el expresidente de Bolivia, Evo Morales, que denunció intervencionismo de Washington, a través de la OEA para derrocarlo, pero su caída fue propiciada por él mismo; tras 14 años en el poder presentó un juicio ante la Corte Suprema para que se le permitiera una tercera reelección, pese a la prohibición constitucional que él mismo promovió.

Es posible que EU meta la nariz en la región, pero China y Rusia también tienen intereses; hay que recordar que no es raro que gobiernos, una vez instalados, busquen perpetuarse.

POR ISRAEL LÓPEZ
COLABORADOR

ISRAEL.LOPEZ@ELHERALDODEMEXICO.COM

MAAZ