TOUCHÉ

El gaaas

Mañana se cumple una semana y no ha habido una sola reacción positiva a la creación de Gas Bienestar

OPINIÓN

·
Alejandro Cacho / Touché / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

La frustración presidencial por no poder cumplir una de sus principales promesas de campaña, la molestia por los resultados electorales en la Ciudad de México —que le dieron un doloroso revés— y las consecuencias económicas de la pandemia, son la receta  del coctel para una ocurrencia más: Gas Bienestar.

Pemex ya había anunciado su intención de participar del mercado del gas LP, en julio del año pasado, cuando publicó su Plan Sectorial de Energía 2020-2024. Sin embargo, no es enchílame otra.

Nadie dijo al presidente López Obrador que se requerirá de una enorme inversión (que no hay cómo pagar), crear toda una división en Pemex (que no existe), con miles de empleados (que no están contratados), muchos de ellos técnicos de alta capacitación (que ya trabajan en la iniciativa privada), una logística precisa, la compra de miles de pipas y camiones repartidores, infraestructura, tanques de almacenamiento, plantas de abastecimiento. No es casual que las principales empresas privadas en México, que venden gas LP, han invertido y desarrollado el sector durante generaciones.

Mañana se cumple una semana y no ha habido una sola reacción positiva al anuncio de la creación de Gas Bienestar. Coparmex opina que es una propuesta ineficaz y anticompetitiva. El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) dijo que la creación de una empresa del Estado no es una opción que beneficie el bolsillo de los mexicanos y las finanzas públicas del país. México necesita un mercado energético accesible y competitivo. Hay que decir que 70 por ciento de los hogares en México utilizan gas LP.

El precio ha subido, sí. Y si el Presidente quiere bajarlo, tendría que subsidiarlo con dinero de los impuestos, que no hay. El precio del gas LP se rige por las fluctuaciones del mercado internacional.

Debido a la crisis mundial que provocó la pandemia de coronavirus, los clientes industriales dejaron de comprar, principalmente en Asia.

Especialistas dicen que Gas Bienestar tendrá impacto negativo en las finanzas del país, seriamente afectadas por la caída de ingresos por la pandemia y rescate financiero a Pemex. Además, generará distorsiones en el mercado, por subsidio del gobierno. En una palabra, registrará pérdidas.

Una empresa pública, como Gas Bienestar, no provocará que los precios internacionales bajen. Afectará la libre competencia y frenará la inversión. Para controlar el precio, necesitaría —al menos— 70 por ciento del mercado.

BON APPÉTIT: La Secretaría de Energía y la Comisión Reguladora de Energía parecen un cero a la izquierda, como dijo ya saben quién. La oportunista Blue Propane dice que quiere competir con precios justos en Baja California, pero vende el litro a $14.25, cuando la media nacional es de $12.90 y la SENER y la CRE hacen como que no ven. Blue Propane no quiere competir en el mercado del gas, le interesa el negocio inmobiliario construyendo gaseritas para después venderlas. Y para eso quiere colgarse del anuncio del Presidente.

POR ALEJANDRO CACHO
CACHOPERIODISTA@GMAIL.COM
@CACHOPERIODISTA

dza