ARTE Y CONTEXTO

La cultura del maltrato, otra vez. Parte I

Una de las cosas que no le importó desconocer es que la ignorancia de la ley no la exime de su cumplimiento, por eso hoy también pernoctará en una celda de Santa Martha Acatitla

Julén Ladrón de Guevara/ Arte y contexto / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

El martes por la noche detuvieron en la Ciudad de México a YosStop, una youtuber muy famosa, por cometer el delito de pornografía infantil de acuerdo con la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México. YosStop tiene 2.3M de seguidores en Twitter y en la presentación de esta red dice: “Productora, actriz y más cosas. Digo lo que pienso y me vale madres.”.

Con estas palabras, Yoseline “N” advierte a sus seguidores que carece de ciertos filtros y que no le importa, con todo lo que esto
conlleva. Entre otros problemas aquí, está el de la soberbia de esta persona, alimentada por la ignorancia y la poca importancia que le da al hecho de desconocer cosas, aun cuando es una lideresa natural que influye en el pensamiento de millones de borregos sin criterio propio.

Sin embargo, una de las cosas que no le importó desconocer es que la ignorancia de la ley no la exime de su cumplimiento, por eso hoy también pernoctará en una celda de Santa Martha Acatitla. La historia rápida es que esta youtuber pasó en su canal el video de la violación de una chica para criticarla, insultarla y culparla por el abuso que padeció. Su argumento es que la víctima había bebido y que aun ebria había consentido el acto, pero las televisoras y sus comentaristas también hicieron su parte.

Después del comentario de YosStop, Andrea Legarreta entre otros similares, se avocaron a despotricar en contra de esta menor, con los mismos argumentos que la rockstar hoy encarcelada.

¿Pueden imaginar el suplicio de alguien que ha sido expuesta de esta manera, amedrentada por los millones de seguidores la famosa “empoderada”, cuyo placer y fuente principal de adrenalina es provocar el dolor y la angustia de alguien que fue violada?

A YosStop la conocí a través del canal del Dr. Adrián Salama, psicólogo con maestría y doctorado en psicoterapia, que habla en sus redes sobre temas de saluda mental.

Él me cae muy bien por su manera directa pero respetuosa, de abordar las agresiones sexuales, el maltrato familiar, los abusos de todo tipo de los youtubers charlatanes y demás tópicos tabú. También nos da ciertas respuestas a dudas o a miedo comunes, pero siempre en el entendido de que hay que consultar a un especialista, tener un tratamiento serio y no esperar a que todo se resuelva con magia y rapidito.

Salama, es parte de los youtubers que he estado buscando y encontrando para saber cómo opinan los más jóvenes que yo, qué tipo de pensamiento crítico profesan y qué clase de mensajes les gusta dar, y me he llevado muy buenas sorpresas. Sin embargo, este doctor fue alcanzado por el dedo flamígero de la youtubera, a quien no le gustaron los comentarios que realizó Salama y al que censuraron fue a él.

Yoselin había ganado la primera batalla, gracias a los millones de likes que había reunido en sus cuentas, por lo que las personas que toman decisiones en el mundo virtual pusieron la balanza a favor de esta nefasta opinadora.

Por poco tiempo, ella respiró aire fresco y se dedicó defenderse con argumentos ofensivos, hasta que al fin la ley de los humanos del mundo real se hizo efectiva y por eso ella hoy está en la cárcel.

Este caso en particular me parece ejemplar por muchas razones que exploraré en el siguiente capítulo de este artículo, pero me quedo pensando en la responsabilidad de los medios, en la falta de autocrítica de los padres que no se interesan por saber qué piensan sus hijos y de dónde sacan sus conclusiones, y en un gobierno avejentado que apenas se está dando cuenta, que el futuro ya los dejó de largo y que tienen que comenzar a aprender los modos del presente para que nos protejamos entre todos.

POR JULÉN LADRÓN DE GUEVARA
CICLORAMA@HERALDODEMEXICO.COM.MX
@JULENLDG

MAAZ