SILBATAZO INICIAL

Contaminación…

Triste que Gerardo Martino no exija como técnico un proyecto que estructuralmente pueda trascender; pero en fin, es lo que hay

José Eduardo Iga / Silbatazo inicial / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Tal parece que quien se instala en México viniendo de fuera se impregna de medianía y, por más vanguardista y preparado que sea, inevitablemente caerá en la zona de confort digna de un país que, aunque amamos, se encuentra en vías interminables de desarrollo.

La política repleta de compadrazgos y palancas que colocan, por ejemplo, a un agrónomo como contador o a un comunicólogo de líder del área de medicina. Ojo, respeto a todas las profesiones; sólo aludo a la Improvisación y falta de planeación, casi, en todos lados.

La Federación Mexicana de Futbol ha sido, durante toda su existencia, claramente trastocada por los males endémicos no solo del territorio azteca, sino de Latinoamérica completa. Un ex militante de un partido, abogado de licenciatura y con doble maestría, es ahora presidente de una liga que se encuentra en la peor etapa dirigencial de la historia.

Sin experiencia previa en el futbol, y que antes de llegar al puesto que ostenta, quería gobernar la Ciudad de México. Cómprela si usted quiere, pero a mí no me la venden.

Haber contendido por cualquier puesto político, en 90 por ciento de los casos es sinónimo de pleitesía, obediencia y sumisión. Como dice un cantante popular, “en el circo al que piensa hay que asustarlo”. En otras palabras, al que quiere cambiar de raíz cosas que se hacen mal, no lo dejan llegar. No veo por qué Arriola, con tal antecedente, haga lo contrario. Me callará la boca cuando, por lo menos, regresen el futbol mexicano a la Libertadores.

Pregúntele a Néstor de la Torre, que quiso imponer disciplina en la Selección, pero apenas regañó a los divos futbolistas y se fue despachado.

El Tata Martino, que tuvo a su cargo al que en aquel entonces era el mejor equipo del mundo: el Barcelona, fue anunciado para tomar las riendas de la Selección y muchos pensamos que metería presión y desnudaría a la federación, señalando las cosas que se hacen mal; sin embargo, seducido por el brillo que produce el metal, aceptó un proyecto que desde su concepción no tiene ni pies ni cabeza.

Él sabe que no hay modo de llegar alto cuando en una liga que debiese ser de exportación, hay 10 extranjeros por equipo. Él sabe que de anunciar una fusión con la MLS y seguir en el área nauseabunda de Concacaf, futbolísticamente hablando no se progresará, y de cualquier manera aceptó el reto.

Para los próximos torneos, con la crisis de delanteros más grande que yo recuerde en la historia, no convoca al que mejor presente lleva. Javier Hernández, que registra 10 goles en el mismo número de partidos, y prefiere a un Pulido que nunca ha pesado en Selección y está lesionado, o a un Pizarro que ni siquiera es titular en el Inter de Miami. Tata está calladito, tristemente. No hables mal de quien te da chamba, dicen por ahí.

Difiero. Nada más malo si quieres cambiar el entorno y si tienes, por capacidad, cómo hacerlo. Parece que de a poco, Martino está siendo rehén de la contaminación del sistema. Sabiendo que nada cambiará, sigue en él. Triste que no exija como técnico un proyecto que estructuralmente pueda trascender; pero en fin, es lo que hay.

POR JOSÉ EDUARDO IGA 

TITULAR DE ARREBATO DEPORTIVO EN EL HERALDO RADIO TORREÓN 

TWITTER: @JOSE_IGA

MAAZ