COLUMNA INVITADA

Florencia no se quedaría descobijada

Con la desaparición de Florencia Serranía, no están exculpados la jefa del Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quienes también tendrían algo que decir respecto a dicha tragedia

Adriana Moreno Cordero / Columnista Invitada / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

No, no es suficiente con que de manera por demás intempestiva, corra la versión de que Florencia Serranía Soto supuestamente dejó de ser la directora del Sistema de Transporte Colectivo porque no hay nada oficial aún y que ahora, los 50 días de ausencia de la exfuncionaria, más lo que se acumule desde que ocurrió la tragedia de la Línea 12 en Tláhuac, estaría por fin justificada.

Este expediente, pende de un hilo y no se puede decir que la tragedia esté  resuelta o se le pueda dar carpetazo. Serranía  tendría que responder por lo ocurrido aquella trágica noche del 3 de mayo. ¿Al día siguiente no ella misma dijo que estaba dispuesta a colaborar en las investigaciones y peritajes?, y eso sí, aseguró que no iba a renunciar pero después Serranía Soto desapareció y ni colaboró ni nada.

Con la desaparición de Florencia Serranía, no están exculpados la jefa del Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quienes también tendrían algo que decir respecto a dicha tragedia.

Aún con lo ocurrido hace casi ya dos meses, no puede decirse que Serranía haya dejado de formar parte de la élite de esta llamada cuarta transformación. Aún goza de los favores y la cercanía con el presidente Andrés Manuel López Obrador y por lo tanto de la protección que este le podría dar. De hecho, -según se sabe-, en diversas ocasiones la jefa del Gobierno capitalino, acudió a Palacio Nacional para pedirle al mandatario que le permitiera prescindir de los servicios de Serranía Soto y siempre obtuvo una negativa como respuesta.

Sin embargo, como cercana que es del tabasqueño desde hace tiempo, Florencia Serranía no se quedaría descobijada en el caso de que no aparezca más; ahí está que ya no es desconocido que continuaría desempeñándose como Ejecutiva en Jefe de una empresa dedicada a elaborar proyectos de transporte y movilidad que asesora al Tren Maya, una de las obras “estrella” del mandatario, quien le ha brindado toda su confianza pese a que Serranía demostró, y con creces, su nula capacidad.

Por todos lados sigue corriendo la versión de que Serranía sería la dueña de la empresa Urban Travel Logistics, considerada para construir el Tren Maya y que en su página se promociona de manera amplia, a la voz de que "uno de los sectores en los que UTL ha acumulado más experiencia, es en la planificación, diseño, operación y ordenamiento del transporte público", y ofrece, entre otros servicios, diseño de sistemas de transporte público así como diseño de operación y mejoras operativas de éstos sistemas.

Pero si así le fue al Metro, que cada día que transcurre refleja las muchas fallas que tiene en el resto de las Líneas, ¿cómo irá a quedar el Tren Maya?

POR ADRIANA MORENO CORDERO

morcora@gmail.com

PAL