CAMPUS

Carpe Diem

El obradorismo regresa con una recargada animadversión clasemediera y una agenda legislativa antidemocrática

Alejandro Echegaray / Campus / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

El Movimiento de Regeneración Nacional y el crimen organizado salieron fortalecidos del pasado proceso electoral. Morena retiene la mayoría absoluta en la Cámara Baja y ahora gobierna 16 entidades. Los cárteles aseguraron el corredor del Pacífico. Si MORENA se empeña en conseguir la mayoría calificada para poder hacer adendas constitucionales lo podrán lograr con sus aliados y con legisladores priistas con los que el presidente puede negociar de manera individual.

Se avecina la consulta para llevar a juicio a burócratas que participaron en administraciones anteriores y la revocación de mandato en marzo de 2022. La resistencia ciudadana debe de ignorar este despropósito propagandístico que sólo trastoca los pilares liberales y democráticos de nuestro entramado institucional. Una vez concluida la jornada electoral el obradorismo regresa con una recargada animadversión clasemediera y una agenda legislativa antidemocrática.

La ilusión de la clase media opositora consistía en que además de los mercados, un Congreso plural o incluso el gobierno de Biden pudieran frenar las ínfulas autoritarias y populistas del régimen. El Congreso no tendrá la capacidad de fungir como un verdadero contrapeso y el presidente Joe Biden enfrenta un escenario doméstico e internacional muy complicado.

El desastre que dejó Trump en materia de política exterior y la amenaza secesionista absorberá su atención por el próximo lustro. Biden enfrenta conflictos internos que le restarán liderazgo en la región y a nivel global. El mundo como nunca antes observa con lupa la política doméstica estadounidense.

Si Estados Unidos quiere retomar su liderazgo primero tendrá que ordenar su casa en la que prevalece la división, el encono y la amenaza del terrorismo golpista. En el ámbito nacional tiene que hacer política con un Senado dividido en dos para sacar adelante el programa de infraestructura mas importante desde el New Deal de Roosevelt y la política tributaria que lo acompaña.

En el medio oriente inicia la estrategia de salida del conflicto armado en Afganistán y el cese al fuego en Yemen. La ocupación en Afganistán ha durado más de 20 años y las consecuencias de su salida serán inmediatas. De entrada, tendrá que asilar a miles de afganos que ayudaron a combatir talibanes.

Tampoco puede permitir que se vuelva puerto seguro para terroristas. Antes que América Latina en el radar están China e Irán y la relación de Rusia con sus aliados europeos.

A pesar de la cercanía y de las canonjías que se nos otorgan por nuestra vecindad seguiremos hasta el último lugar de prioridades en la agenda de política exterior estadounidense.

Es cierto, Estado Unidos, no quiere a Venezuela o a Cuba de vecino. Por el momento vamos a la deriva y en la negación absoluta.

POR ALEJANDRO ECHEGARAY
POLITÓLOGO
@AECHEGARAY1

MAAZ