COLUMNA INVITADA

La coyuntura sanitaria en India

Durante la primera ola de contagios, en 2020, el Gobierno indio impuso un confinamiento estricto

Federico Salas / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Actualmente, en cada nación la coyuntura sanitaria es imprevisible, inédita y desafiante. Sin embargo, en India el escenario es más dramático por sus proporciones: es el segundo país en el mundo con mayor número de habitantes (más de 1.36 mil millones de personas), lo que equivale a 17.7% de la población global. Poco más de 10 veces la población total de México

Durante la primera ola de contagios, en 2020, el Gobierno indio impuso un confinamiento estricto. Eso ayudó a que la pandemia estuviera controlada. A inicios de 2021, entre febrero y marzo, los contagios descendieron de una manera significativa y, con ello, creció el exceso de confianza por parte de las autoridades y la población.  

Lo anterior llevó a que las normas se descuidaran, al tiempo que no se prohibieron las festividades religiosas ni las campañas políticas en cuatro estados y en un territorio de la Unión. Estos factores, aunados a la aparición de una nueva variante más contagiosa del virus, llevaron a que en abril comenzaran a aumentar los contagios y los decesos. 

En las últimas 24 horas, más de 412 mil personas se han contagiado y se reportan 3,980 muertes provocadas por COVID-19. De cara a este panorama, desde el 6 de abril pasado el Gobierno de Nueva Delhi ordenó un confinamiento y se estima que este se extenderá de forma indefinida. Otros gobiernos estatales indios están adoptando medidas similares, como sucede en los estados de Kerala o Punjab

La capacidad hospitalaria en India se ha visto rebasada por el número de personas que requieren atención médica inmediata, a lo que se suma una permanente escasez de oxígeno, medicinas y vacunas contra COVID-19, aunque el país produzca alrededor de 60% de estas a nivel mundial. La actual capacidad de producción, distribución y aplicación de dosis no es suficiente para afrontar la pandemia a nivel doméstico y apoyar las necesidades globales. 

El Gobierno indio ha inoculado, por orden de prioridad, a los adultos mayores de 60 años, al personal médico y al de primera línea; posteriormente, a los mayores de 45 años y, a partir del 1 de mayo pasado, a las personas mayores de 18 años. Con datos del 6 de mayo, la Administración del primer ministro Narendra Modi ha provisto de 171.5 millones de vacunas, de las cuales se han utilizado más de 162.5 millones. 

En virtud de las circunstancias, si bien México compró más de 2 millones de vacunas de AstraZeneca fabricadas por Serum Institute de India, de las cuales llegaron a territorio nacional 870 mil dosis (42% del total), el presidente Andrés Manuel López Obrador, en un acto solidario frente a la actual coyuntura sanitaria, decidió donar al Gobierno indio la cantidad restante.  

Este gesto es importante hacia un país amigo con el que se comparten coincidencias culturales, afinidades políticas multilaterales y estrechos lazos económicos: India es uno de los 10 principales socios comerciales de México y nuestro país es su primer socio comercial en América Latina. 

Ante la grave situación prevaleciente, la Embajada de México ha estado atenta a los integrantes de la comunidad mexicana en India, la cual asciende a 160 personas.  Afortunadamente, no se han reportado casos de emergencia o que hayan necesitado hospitalización, aunque tanto miembros de la Embajada de México como algunos connacionales en el país asiático han padecido COVID-19. 

En este contexto, alrededor de 40 naciones han enviado a India generadores, concentradores y tanques de oxígeno, así como ventiladores, medicinas y otros insumos médicos. Por ello, el Gobierno mexicano está gestionando con las autoridades indias las modalidades de apoyo que les puedan ser útiles en este momento. 

Además, en el marco de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), donde México ostenta la Presidencia Pro Témpore, la diplomacia mexicana impulsa que se dé un apoyo grupal a India. 

Dado este difícil escenario, cabe recordar que es el momento de mostrar solidaridad y reiterar que nadie estará a salvo hasta que todos estemos a salvo.  

POR FEDERICO SALAS 

EMAJADOR DE MÉXICO EN INDIA 

@FSALASL

dza