Enfrentando la leyenda del PRD

Soy obradorista, pero también vamos a trabajar con el legado del general Cárdenas, dice Bedolla.

Enfrentando la leyenda del PRD
Martha Anaya / Alhajero / Opinión El Heraldo de México

En Michoacán, último bastión del Partido de la Revolución Democrática (PRD), las huestes del sol azteca luchan como gato panza arriba para mantener la gubernatura en su poder.

Algunos pensarían que la tierra del general Lázaro Cárdenas sería pan comido para Morena, pero no es así. No lo ha sido desde que inició el proceso electoral, ni parece serlo aún ahora que ya se definió la candidatura guinda por Alfredo Ramírez Bedolla.

Las encuestas varían sus pronósticos. Las últimas que se levantaron —sin candidato morenista— oscilan entre uno y nueve puntos de diferencia entre el primero (Morena) y el segundo lugar: Carlos Herrera, abanderado de la alianza PRD-PAN-PRI. Pero los más se decantan por el empate técnico.

Sea como sea, un dígito marca la diferencia. Y esto, con los morenistas desgarrados en su interior a raíz de la lucha por las candidaturas, el gravísimo error de la dirigencia nacional de no presentar los gastos de precampaña de Raúl Morón, llevándolo a perder la posibilidad de registrar su candidatura; frente a un gobernador colmilludo como Silvano Aureoles, no pone las cosas fáciles para el nicolaita.

Pero hay algo más en juego que no debiera perderse vista: el cardenismo.

¿Qué papel juega el cardenismo esta vez en el imaginario colectivo? ¿De qué lado juega?

¿Permanecerá del lado de ese pueblo que identificó desde hace más de tres décadas al perredismo con Cárdenas y su linaje? ¿Seguirá fiel a la leyenda del PRD o se identificará ahora con Morena?

Si pensamos tan sólo en lo que le ha sucedido al viejo luchador perredista —luego morenista—, Cristóbal Arias, que abandonó las filas de Morena y decidió contender por la gubernatura bajo las siglas de Fuerza por México, habría que decir que ha perdido fuerza ese cardenismo identificado más con Cuauhtémoc Cárdenas que con el tata.

O quizás habría que sopesar la fuerza de Lázaro Cárdenas Batel quien, a decir de Cristóbal, fue quien lo vetó para la gubernatura y dio el paso a Morón.  

Caído Morón en el camino, entró a batear el diputado local con licencia, Ramírez Bedolla. Y sí, el morelense contó con el apoyo del ex gobernador perredista (ahora jefe de asesores de López Obrador) y del precandidato en desgracia, como refirió ante directivos y colaboradores de El Heraldo.

Bedolla es un cardenista de antaño, valga decirlo; aunque él ahora prefiere presentarse como obradorista: “Soy obradorista, pero también vamos a trabajar con el legado del general Cárdenas”.

Y es que en esta elección de gobernador para Michoacán –más allá de los nombres- Morena enfrenta la identificación del perredismo con la leyenda cardenista.   

-0-

GEMAS: Obsequio del Servicio de Administración Tributaria (SAT): Los adeudos de contribuyentes alcanzaron 1 billón 48 mil 888 millones de pesos en el primer trimestre de 2021.

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA

dza


Compartir