Construir hacia el futuro

La frase resuena cercana, cuando llevamos 30 meses de una administración que avanza con la vista fija en el retrovisor

Construir hacia el futuro
Verónica Ortiz / Ventana Política / Opinión El Heraldo de México

En la fotografía de una calle de Belfast, compartida por Arturo Sarukhan, se lee: El país que mantiene un ojo en el pasado es sabio. Pero el que mantiene los dos ojos en el pasado es ciego.

La frase resuena cercana, cuando llevamos 30 meses de una administración que avanza con la vista fija en el retrovisor, empeñada en retrasar el reloj de nuestro país cinco décadas, a una época a la que no queremos volver.

De ahí la disyuntiva que agudamente analiza Luis Rubio en su más reciente libro presentado ayer(*). Para él, México enfrenta un dilema fundamental que la emergencia sanitaria ha exacerbado, “entrar de lleno a la democracia o retornar al autoritarismo”.

De hecho, se trata de un dilema recurrente, ya que el país vive una disputa soterrada por su futuro desde hace 50 años, que hoy renace en un contexto domestico e internacional muy distinto.

Tras el fin del llamado “desarrollo estabilizador” se probaron las alternativas extremas. Primero el modelo nacionalista, de expansión del gasto público y rectoría económica del estado y después el globalista, de inserción de México en la economía mundial. Sin embargo, uno y otro transitaron buscando mantener el control político y no la construcción de un gobierno eficiente que atendiera a las necesidades crecientes de la población. Décadas evadiendo el problema de fondo, es decir, el cambio en el arreglo político. De ahí el sistema disfuncional de gobierno que hemos heredado hasta hoy.

El resultado, señala Rubio, es un país que no avanza de manera uniforme, con un estado enclenque, incompetente, orientado al control en lugar de al desarrollo integral. El problema adquiere dimensiones trágicas hoy, por la combinación de la pandemia y un gobierno que desconoce al mundo actual y está empeñado en desmantelar lo avanzado. Y ese es el tema del libro: “cómo y de qué manera la pandemia cambia las oportunidades para que sea la ciudadanía la que determine el rumbo del país”.

Para salir del estancamiento, Luis Rubio señala dos condiciones clave. Un gobierno competente, que responda a los ciudadanos y esté limitado por contrapesos efectivos y democráticos, y un sistema económico capitalista que ofrezca oportunidades a todos e incentive la inversión, el ahorro y la distribución del ingreso. El primer paso es generar, por medio de la participación y el voto, el entramado que nos dé un Estado capaz de proveer seguridad, orden, bienestar y justicia. Por ello es tiempo de construir hacia el futuro.

Luis Rubio inició este libro durante la pandemia. Tuve la fortuna de leer la primera versión del libro, por lo cual agradezco su confianza y el privilegio de comentarlo con él. La publicación meses después, en vísperas de la elección de junio, es de una rotunda oportunidad e indispensable lectura. Hoy, mas que nunca, es la hora de los votantes.

(*)“La nueva disputa sobre el Futuro”, Edit. Grijalbo.

POR VERÓNICA ORTIZ
VORTIZORTEGA@HOTMAIL.COM 
@VERONICAORTIZO

dza


Compartir