COLUMNA INVITADA

A dos semanas

En esta elección “atípica”, hay elementos que seguramente influirán en los resultados

OPINIÓN

·
Héctor Serrano/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Faltan sólo dos semanas para la elección más importante de nuestra historia reciente, la cual será un choque de trenes entre dos visiones antagónicas de un mismo país. Si ambas coexistieran en la pluralidad y aportarán lo mejor de ellas para construir un México más justo, sin duda ganaríamos todos, pero las diferencias parecen irreconciliables, los que hoy ostentan el poder están empeñados en imponer sus ideas. 

No hay peor escenario para el desarrollo de un país que la confrontación entre compatriotas, ejemplos del daño que hace la polarización en los sistemas democráticos, sobran; hoy, los ánimos están exaltados y la intransigencia es la constante en la forma que se ejerce la política, por eso, debemos apostar a que la nueva conformación que arrojen los resultados electorales nos ayude a apaciguar los ánimos. 

Como ciudadanos, la mejor manera que tenemos de contribuir a la democracia es ejerciendo de manera responsable nuestro derecho al voto, tenemos una cita importante a la que no podemos faltar el próximo 6 de junio, hay que salir a votar y aportar nuestro granito de arena en este momento fundamental para el futuro de nuestra Nación, solo tenemos una oportunidad así cada tres años y debemos aprovecharla.

En esta elección “atípica”, hay elementos que seguramente influirán en los resultados, se deben de leer bien las circunstancias para poder predecir a los posibles ganadores de la contienda, me permito mencionar tres de ellas, de las cuales debemos estar atentos. 

1.- La elección no terminará el 6 de junio. Habrá una andada de impugnaciones, denuncias y acusaciones cruzadas, en varias partes del país, el proceso se percibe turbio, y los candidatos que se saben perdedores, pondrán todo su empeño durante las siguientes semanas para tratar de ensuciar la elección, quieren ganar en los tribunales lo que no podrán conseguir en las urnas. 

2.- La clase media. Puede convertirse en el factor decisivo para que la oposición obtenga triunfos importantes; el discurso presidencial los ha agraviado al grado de convertirlos a muchos de ellos en promotores activos contra Morena, si su participación aumenta significativamente su porcentaje en esta elección intermedia, pueden ser un voto oculto, incapaz de medirse, que puede dar algunas sorpresas. 

3.- El abstencionismo. Las elecciones intermedias históricamente presentan un alto nivel de abstencionismo, aunado a esto, se decidió que la fecha de regreso a clases presenciales será el próximo 7 de junio, lo que sin duda puede afectar los niveles de participación ciudadana, pues los niños y jóvenes tienen más de un año sin acudir a clases y los padres de familia enfrentarán otras prioridades el mismo día de la jornada electoral. 

No se puede dejar a la suerte nuestro futuro, tenemos todavía dos semanas para prepararnos y salir a votar. Participar no solo es un derecho, también es nuestra obligación como ciudadanos.

POR HÉCTOR SERRANO AZAMAR
COLABORADOR
@HSERRANOAZAMAR

PAL

Temas