La apuesta de los dirigentes

La agenda de los dirigentes en estos días no es suficiente para saber exactamente cuáles son las estrategias y apuestas de los partidos

La apuesta de los dirigentes
Fernanda Caso / Ayer pensaba distinto / Opinión El Heraldo de México

La fuerza de un dirigente partidista al culminar una elección depende de dos elementos: por un lado, el número de triunfos que obtenga su institución y, por otro, su relación con los candidatos que resultaron electos.

En un esfuerzo por construir el mejor escenario, los presidentes distribuyen los recursos del partido de la manera que consideran más rentable y se aseguran de estar presentes en las campañas donde quieren que se les recuerde con gratitud. En esta lógica, vale la pena estudiar en qué estados estuvo cada dirigente durante estos primeros días de campañas en todo el país y lo que se pueda desprender de ahí en términos de estrategia partidista.

El presidente del PAN, Marko Cortés, dividió el día de arranques de campaña federales. Primero estuvo en Jalisco y después se fue a Chihuahua. Es curioso que haya elegido Jalisco como primer estado pues ahí no se juega la gubernatura sino únicamente diputaciones y ayuntamientos. Sin embargo, es un estado que fue gobernado por el PAN durante mucho tiempo y donde el partido podría recuperar votos anti-Morena que se han ido a Movimiento Ciudadano.

El caso de Chihuahua tiene una carga simbólica importante. En medio de un proceso judicial emprendido por el gobernador panista Javier Corral contra la candidata puntera Maru Campos (también del PAN), Marko se ha colocado del lado de la candidata dándole un espaldarazo total. Además, Chihuahua es de los estados del país donde las encuestas están más cerradas y los candidatos más agradecerán el apoyo que se les brinde desde lo nacional. En los siguientes días, Marko Cortés estuvo en Guanajuato, el mayor bastión panista y donde gobiernan desde hace 30 años.

Mario Delgado, de Morena, eligió 4 estados para sus primeros días de campaña. En 3 de ellos, Morena va abajo en las encuestas: Querétaro, Chihuahua y Baja California Sur. Es interesante esta apuesta pues muestra una actitud de pelea. Morena no solo está preocupado por mantener lo que ya tiene asegurado, sino que va a competir fuerte en los pocos estados donde ahora no tiene ventaja. El otro estado que visitó fue Baja California. Esta decisión se puede deber a razones geográficas (aprovechando que ya iba a ir a Baja Sur) pero también como una muestra de afecto hacia un estado con el que la relación de la dirigencia nacional ha sido ríspida tras las diferencias en torno a la famosa Ley Bonilla.

El presidente del PRI parece estar haciendo campaña desde su oficina. Alejandro Moreno no participó en eventos públicos de candidatos ni el día de los arranques de campaña ni los dos días posteriores. Su agenda se limitó a mensajes en redes y actividades en el CEN del PRI

Llaman la atención las fotos que subió en estos días, en las que no es el nombre de ningún candidato sino el de él mismo (así como su apodo, “Alito”) el que está estampado en todos los lugares visibles de la camisa que porta. El único nombre identificable que aparece en unas pancartas dentro de las fotos que subió el dirigente (además del suyo) es el de su sobrino, Christian Castro Bello, quien va de candidato a gobernador en Campeche.

Es curioso que Clemente Castañeda, de Movimiento Ciudadano, no haya iniciado en Nuevo León o Campeche, donde están sus candidatos más competitivos; o en Jalisco, donde el partido tiene asentada su mayor fortaleza. En cambio, Clemente arrancó en la Ciudad de México, un lugar donde el partido no tiene una presencia fuerte de manera comparativa. Es probable que Movimiento Ciudadano haya decidido enfocarse en la CDMX al ser este el lugar donde la población empata mejor de manera natural con la agenda progresista y liberal que la dirigencia nacional lleva unos años impulsando.

Un pequeño porcentaje de la votación de la CDMX puede convertirse en un buen número de diputados plurinominales a la hora de la asignación de curules. En esta lógica, hace sentido la integración de exfuncionarios como Salomón Chertorivski, feministas y muchos jóvenes candidatos en la boleta de la Ciudad.

En los días siguientes, Clemente tuvo un evento con candidatos de diversos estados, pero lo hizo también en la Ciudad de México, lo cual habla de una apuesta suya enfocada en la prensa nacional y el mensaje a los habitantes de la capital.

El presidente del PRD, Jesús Zambrano, parece estar nadando de muertito (un poco lo mismo que su partido). Salvo unas cuantas entrevistas y publicaciones en redes sociales, su agenda durante estos primeros días de campañas ha sido privada. No ha estado en ningún estado apoyando candidatos ni ha estado en eventos relevantes de carácter nacional.

La agenda de los dirigentes en estos días no es suficiente para saber exactamente cuáles son las estrategias y apuestas de los partidos. Sin embargo, son un indicador que nos puede dar una idea inicial. Habrá que seguir atentos los próximos 60 días.

Por FERNANDA CASO 
FERNANDACASO@HOTMAIL.COM
@FER_CASO

avh 


Compartir