Agenda climática México-EU, posible

El metano, uno de los gases de efecto invernadero de vida corta, 85 veces más potente que el CO2, es responsable por un tercio del calentamiento global

Agenda climática México-EU, posible
Isabel Studer / Horizonte Global / Opinión El Heraldo de México

En la reunión entre los presidentes Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador hace un mes, la eficiencia energética y los gases de vida corta surgieron como las dos áreas de cooperación climática bilateral. El metano, uno de los gases de efecto invernadero de vida corta, 85 veces más potente que el dióxido de carbono (CO2), es responsable por un tercio del calentamiento global. El nuevo paquete de generación de empleos mediante proyectos de infraestructura anunciado por el gobierno de Biden esta semana, que asciende a 3 billones de dólares, incluye acciones para reducir las emisiones de metano, especialmente las asociadas a más de 100 mil  pozos de gas natural, abandonados por compañías que han desaparecido por los bajos precios del gas. Además de generar empleos cubriendo estos pozos "huérfanos", se pueden usar tecnologías existentes a costos competitivos para reducir emisiones fugitivas de metano, asociadas a la generación de gas natural. La Agencia Internacional de Energía considera la reducción de estas emisiones en las operaciones de petróleo y gas una de las acciones más rentables y con mayor impacto que los gobiernos pueden tomar para lograr los objetivos climáticos globales. El nuevo contexto en el sector petrolero explica que, a diferencia del pasado cuando el sector privado en EU se oponía a regulaciones para controlar estas emisiones, hoy, el poderoso American Petroleum Institute se pronuncie a favor de las mismas.  

Una estrategia de reducción de emisiones de metano en el sector petrolero y de gas en México sería, como en EU, una estrategia ganar-ganar. El sector se encuentra entre los principales emisores de metano a nivel mundial. Según la ONG Environmental Défense Fund (EDF), dichas emisiones en el Golfo de México pueden ser hasta 10 veces mayores que las reportadas. Mitigarlas, aplicando las regulaciones de vanguardia adoptadas en 2018, permitiría el cumplimiento del compromiso adquirido en 2016 con Canadá y EU de reducir tales emisiones entre 40% y 45% para 2025, como con casi la totalidad de la meta de 35% planteada por México ante el Acuerdo de París para el sector de petróleo y gas. 

Con la reducción de las emisiones de metano en este sector se avanzaría también con la eficiencia energética, pues, como indica el reporte de EDF, dichas emisiones provienen de la quema de gas natural derivado de una infraestructura muy ineficiente. Según el estudio, las emisiones fugitivas representan una pérdida de 200 millones de dólares, es decir 13 veces el presupuesto de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos . Destaca que el metano que se emite en un sólo complejo procesador de gas en tierra pudiera satisfacer la mitad del consumo de gas residencial en todo el país. El gas no quemado no sólo evitaría el impacto a la salud derivado de las emisiones de metano sino que contribuiría a alcanzar el objetivo del gobierno de AMLO de sustituir las importaciones de gas de Texas, que hoy representan 60% del consumo nacional. 

POR ISABEL STUDER
Directora, Alianza Universidad de California-México

avh 

 


Compartir