COLUMNA INVITADA

Pésele a quien le pese

En la parte económica instrumentó apoyos inmediatos a grupos vulnerables como los grupos no asalariados en la ciudad, entre ellos nuestros queridos aseadores del calzado, así como a medianos y pequeños comercios

OPINIÓN

·
Eduardo Macías Garrido / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

La Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, se encuentra nominada al premio como mejor alcaldesa mundial. No es cosa menor que se encuentre en la lista de 32 alcaldes de 20 países para el premio The City Mayors Foundation.

El World Mayor Prize de 2021 será sin lugar a duda para el alcalde que no solo haya enfrentado la pandemia de COVID-19 en forma satisfactoria, sino que además busque formar una ciudad resiliente en materia económica, social y ambiental.

En materia del combate a la pandemia el manejo ha sido impecable por parte de la Jefa de Gobierno y su equipo de trabajo, ejemplos hay muchos: comunicación eficaz, seria y oportuna; uso responsable del cubrebocas, no solo en el discurso, sino en el ejemplo cotidiano, y qué decir de la magnífica organización en la vacunación de adultos mayores.  

En la parte económica instrumentó apoyos inmediatos a grupos vulnerables como los grupos no asalariados en la ciudad, entre ellos nuestros queridos aseadores del calzado, así como a medianos y pequeños comercios.

Fue abriendo la actividad económica sin apresuramientos irracionales, reflectores y mucho menos por la manipulación y presión de algunos grupos. Baste recordar el ridículo “vivir o morir”.

En lo ambiental y social no ha dejado de trabajar un solo día. Lo del cablebus, que ya lo destacamos en este mismo espacio, es una gran promesa de campaña hecha realidad, en donde se ha beneficiado a cientos de personas, además de ser un referente en materia ambiental.

Los nuevos medios de transporte que correrán en la ampliación de la línea 5 del Metrobús constituyen otro gran avance en la movilidad de la ciudad y, desde luego, en la protección del medio ambiente de la misma.

En lo social ha demostrado que podemos encaminarnos a una sociedad más equitativa, unida y tolerante. Aquí como en otras cosas, se requiere que los habitantes de la capital estén convencidos de que esto es posible.

La Jefa de Gobierno se encuentra por estas y por muchas razones más, entre las finalistas, al haber dejado la politiquería y trabajar en un objetivo claro: construir una mejor ciudad para todos.

Se encuentra entre las finalistas de Norteamérica y la única mexicana. Su nombre aparece junto a los alcaldes estadounidenses Robert García, de Long Beach; Thomas Barret, de Milwaukee, Levar Stoney, de Richmond y la alcaldesa Muriel Bowser, de Washington DC.

El ganador de este premio otorgado por esta fundación será definido con base en los correos de apoyo no por su cantidad, sino por su calidad y acciones o cualidades mencionadas por los ciudadanos, después de la revisión por el equipo de editores.

En caso de obtener el reconocimiento, Claudia Sheinbaum se sumaría a Marcelo Ebrard (hoy Secretario de Relaciones Exteriores), quien en 2010 obtuvo el Premio al alcalde del Mundo por su papel al frente del Gobierno de la Ciudad de México.

Sin duda debe ser un motivo de orgullo que hoy una aspirante sea nuevamente un jefe de gobierno de la CDMX, pero también es gratificante que además sea una mujer.

Una mujer valiosa, entregada a su trabajo y con ganas de innovar en esta magnífica ciudad. Una gobernante congruente con lo que dice y hace, y que ha ido cumpliendo todos y cada uno de sus compromisos que nos prometió a los capitalinos en su campaña.

Si, pésele a quien le pese.

POR EDUARDO MACÍAS GARRIDO
COLABORADOR
@116GMAIL 

PAL