Vacunación de mexicanos... en Estados Unidos

Gracias al esfuerzo conjunto entre autoridades y sociedad civil organizada esta brecha en los índices de vacunación, con respecto a otros sectores poblacionales, comienza a disminuir

Vacunación de mexicanos... en Estados Unidos
Azul Etcheverry / Claraboya / Opinión El Heraldo de México

En fechas recientes la red consular de México en los Estados Unidos consiguió acuerdos con las autoridades sanitarias de ese país, para que se puedan aplicar las vacunas contra el Covid-19 a los Mexicanos que ahí radican, sin importar su situación jurídica ni estatus migratorio.

Decenas de consulados ya acordaron con autoridades locales este beneficio de acuerdo con los procesos de inmunización vigentes en cada estado. Este esfuerzo comprende a mexicanos detenidos en centros migratorios y penitenciarios, a trabajadores esenciales, hospitalizados, adultos mayores y población indígena.

Sin duda, se trata de excelentes noticias para nuestros mexicanos en EE.UU. si consideramos que de acuerdo con un estudio de la Universidad del Sur de California, los inmigrantes hispanos en edad laboral tienen 11 veces más posibilidades de morir por causas relacionadas a la enfermedad, además de 3 veces más posibilidades de hospitalización.

De acuerdo con los Centros de Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), sólo un 8% de quienes han recibido una dosis de la vacuna son latinos, aproximadamente 3 millones de personas. Esta cifra es importante si tomamos en cuenta que la población hispana en ese país representa el 18.5% del total nacional.

Desafortunadamente, se trata de un sector poblacional vulnerable debido a la falta de acceso a mejores oportunidades educativas, laborales y de servicios de salud, en mayor o menor medida por su estatus migratorio.

Estas limitantes estructurales que las comunidades mexicanas enfrentan diariamente repercuten directamente en las tasas de vacunación, a pesar de que cada vez existe mayor disponibilidad de vacunas. Barreras como el idioma, acceso a tecnologías de la información, en particular en personas de la tercera edad, se vuelven un inconveniente tan sólo para poder conseguir una cita o llenar los formularios digitales de los centros de vacunación.

Parte de esta desinformación se conjuga también en la elegibilidad, costos, disposición de asistir a vacunarse y especialmente el temor de ser registrados o detenidos por su situación migratoria, de ahí que la labor de las oficinas consulares en involucrar a los mexicanos con el cuidado de la salud sin importar la nacionalidad se vuelve fundamental. Cabe destacar también, la labor de organizaciones civiles de voluntarios y especialistas multidisciplinarios que apoyan facilitando la llegada de nuestros connacionales a estos centros de vacunación.

Gracias al esfuerzo conjunto entre autoridades y sociedad civil organizada esta brecha en los índices de vacunación, con respecto a otros sectores poblacionales, comienza a disminuir. Estados como California han reducido dichas diferencias en -2.4% mientras que otras entidades como Maryland registran una disminución de -0.3%, de acuerdo con la disponibilidad de vacunas y restricciones locales.

Considero oportuna la visita del Canciller, Marcelo Ebrard a Washington como una señal de agradecimiento y cooperación binacional, más allá de la solicitud personal de más vacunas para México, las cuales llegan a cuentagotas en comparación con la demanda nacional. Un agradecimiento y felicitación que deberían extenderse al cuerpo diplomático mexicano tan desconsiderado en Palacio Nacional.

POR AZUL ETCHEVERRY
AETCHEVERRYARANDA@GMAIL.COM 
@AZULETCHEVERRY

jram


Compartir