6 de junio: la oposición sí disputa CDMX

La CDMX se pintará de más colores a los acostumbrados, sobre todo comparados con los pasados comicios

6 de junio: la oposición sí disputa CDMX
Verónica Malo Guzmán / Tres en Raya / Opinión El Heraldo de México. FOTO: Especial

Una oposición tangible y viva parece irse dibujando de manera concentrada en la Ciudad de México. Es muy probable que el 6 de junio la capital de la república, hasta hoy bastión de la izquierda mexicana, cambie parcialmente de tonalidades políticas.

No se puede decir que esta situación sea imputable al desempeño y gestión de quien gobierna la capital, Claudia Sheinbaum. Si acaso, lo contrario. De hecho es un tema que tiene otros orígenes y alberga implicaciones amplias y correlaciones importantes.

Los resultados de las encuestas presentadas por El Heraldo Media Group el domingo pasado y ayer lunes en su rotativo, son claros en mostrar que en las próximas elecciones locales la CDMX se pintará de más colores a los acostumbrados, sobre todo comparados con los pasados comicios.

Si bien el porcentaje de ciudadanos que aún no sabe o todavía no decide la intención de su voto es alto (a excepción de la alcaldía Cuajimalpa —9.5%—, las demás demarcaciones oscilan entre el 18 y el 30% en este rubro, siendo mucho más alto el porcentaje de indecisión en Milpa Alta y Tláhuac), ya se ve que Morena obtendría con amplio margen las alcaldías de Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa, Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco (con una diferencia superior a los 20 puntos porcentuales contra los candidatos de la alianza opositora). Hasta aquí, nada nuevo.

Hay que notar, adicionalmente, que de un padrón electoral que ronda los 7.5 millones para la capital, solo las alcaldías GAM e IZ suman 2.5 millones, lo que explica que el agregado Morena, en coalición con el PVEM y el PT, se colocará nuevamente como la primera fuerza política en la capital.

Pero el cambio que ya se empieza a prever en la capital está en las alcaldías Benito Juárez, Cuajimalpa, La Magdalena Contreras y Miguel Hidalgo, donde la coalición ‘Va por México’ registra una ligera ventaja. Eso además de que en el resto de las alcaldías hay margen para la competencia real (Álvaro Obregón, Tlalpan, Venustiano Carranza, Azcapotzalco, Coyoacán y Cuauhtémoc). Esto es, en estas nada está definido y previsiblemente concentrará el mayor número de quejas preelectorales y denuncias una vez pasen los comicios.  

Dichos resultados, a tres meses de la elección, reflejan una clarísima división del electorado (35% de los partidos oficialistas vs 30% de la oposición en la intención del voto, en promedio). 

Esta división tiene fuerte conexión, adicionalmente, con los índices de pobreza y marginación por alcaldía. Es decir, se puede concluir la existencia de una estricta correlación entre mayores índices de vulnerabilidad de la ciudadanía por alcaldía y mayor intención del voto por la alianza ‘Juntos Haremos Historia’. El índice de vulnerabilidad más alto alcanza, por ejemplo, los 3.1 puntos en Xochimilco, contra un promedio de 2.9 en Cuajimalpa o en La Magdalena Contreras.

El número de programas asistenciales otorgados a las zonas más marginadas también impactará, por ende, en la decisión de muchas personas que requieren de esos programas asistenciales. Con lo cual, las ayudas otorgadas por el gobierno sí pueden significar una diferenciación en el voto. Hay fundamentos para pensar que la distribución de los programas sociales, y ahora de las vacunas por parte de los servidores de la nación, puede influir en la decisión del electorado. No en balde se inició la vacunación en dos de las alcaldías más disputadas por la oposición y en una tercera, en donde si bien la alianza PRI-PAN-PRD no parece ser muy fuerte, sí arroja un voto de indecisos mucho muy considerable. 

A ello habría que agregar la popularidad que sigue manteniendo el presidente López Obrador en la capital de la República, popularidad que tuvo un aumento a partir del inicio de la campaña de vacunación antiCOVID, combinada con investigaciones y denuncias en contra de los alcaldes de oposición que buscan su reelección, que como ya se ha dicho cocinan las autoridades, y que previsiblemente se darán a conocer en cualquier momento.

En conclusión: los resultados que arrojaron las encuestas mencionadas pueden estar variando a partir de la correlación entre los índices de pobreza y la decisión de votar (la cual se fortalecerá con las asistencias gubernamentales recibidas), pero al mismo tiempo, quienes no requieren las mismas, su decisión los podría estar alejando cada día en mayor medida del partido Morena.

POR VERÓNICA MALO

VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM

dza


Compartir