El vecino en llamas

En el cálculo pragmático de Biden, México no representa un riesgo inminente y habrá tiempo (y herramientas) para lidiar con las ocurrencias legislativas y desplantes populistas de este lado de la frontera

El vecino en llamas
Verónica Ortiz / Ventana Política / Opinión El Heraldo de México

Como el puercoespín del libro de Jeffrey Davidow, el gobierno mexicano sigue enseñando las espinas al oso vecino. La reforma a la ley de la industria eléctrica presentada esta semana en el Congreso es la última puya hacia la administración Biden, más ocupada en alcanzar las metas trazadas para sus primeros cien días, que en acusar recibo de las provocaciones del presidente López Obrador.

En el cálculo pragmático de Biden, México no representa un riesgo inminente y habrá tiempo (y herramientas) para lidiar con las ocurrencias legislativas y desplantes populistas de este lado de la frontera. Sin embargo, hay temas que podrían cambiar tal percepción.

1. Violencia desbordada. No obstante la disminución de actividad económica y el confinamiento social, el tema empeora. Enero de 2021 registró 2,379 homicidios dolosos. Según cifras oficiales, en los dos primeros años del sexenio lopezobradorista se han acumulado 74,631 víctimas de este delito, más del doble de las registradas en el mismo periodo del gobierno anterior. 

La violencia no da tregua y la estrategia de contención a través de la Guardia Nacional, cuya creación fue respaldada por todas las fuerzas políticas, ha sido totalmente insuficiente

2. Migración al alza. La detención de migrantes indocumentados en la frontera sur de los Estados Unidos sigue aumentando, después del freno impuesto por la crisis con la administración Trump a mediados de 2019. De 144 mil detenciones en mayo de 2019 bajamos a 17 mil en abril de 2020. A partir de ahí, las cifras han remontado sostenidamente hasta cerrar con 73,500 detenciones en diciembre de 2020. A pesar del monto sin precedentes de las remesas enviadas por familiares en EU, la recesión económica seguirá empujando caravanas de centroamericanos -y mexicanos- hacia el norte. 

3. Pandemia galopante. Lejos de la retórica oficial, los contagios y decesos por Covid-19 en México están fuera de control. Tan sólo en enero se contabilizaron 32,729 muertes para un total (oficial) que rebasa 162 mil fallecimientos. Ocupamos el tercer lugar en muertes totales en el mundo y el primero en cuanto a personal médico. El objetivo de no saturar hospitales se ha cumplido a costa de vidas perdidas por falta de prevención, atención y medicamentos. La misma incompetencia se repite ahora sin plan de vacunación, ni abasto de vacunas. Mientras en Estados Unidos se han administrado 10.24 dosis/100 habitantes, en México la cifra es de 0.53. La prevalencia de casos y la falta de vacunación son una amenaza latente para la población estadounidense. La exigencia de una prueba negativa antes de viajar a los EU reduce pero no elimina la posibilidad de contagio.

Ante este escenario de inseguridad, emergencia sanitaria y migración al alza, México no sólo es un socio problemático, sino el vecino que no controla el fuego en su terreno. De no hacer nada, las llamas podrían extenderse al predio contiguo.

 

POR VERÓNICA ORTIZ
VORTIZORTEGA@HOTMAIL.COM 
@VERONICAORTIZO

lctl


Compartir