En Tlalne, cambios de bando y traición

En el municipio se cocina una historia de chapulineos y puñaladas por la espalda que se confirma en tiempos electorales

En Tlalne, cambios de bando y traición
Hugo Corzo / Cruz y Grama / Opinión el Heraldo de México

Cuando se observa la vida por cierto tiempo, uno se percata de que nada es permanente, salvo el cambio mismo. En política, particularmente, esta premisa es más que evidente. Y en Tlalnepantla se está cocinado una historia de chapulineos de partido y puñaladas por la espalda que lo confirman hoy.

Raciel Pérez Cruz, el alcalde extraído de las filas de Morena, exhibió a su otrora fiel escudero Jonás Sandoval, En el municipio se cocina una historia de chapulineos y puñaladas por la espalda que se confirma en tiempos electorales ex director del organismo de agua municipal, OPDM, al revelar que hay una investigación contra éste, por presunta usurpación de profesión y haberse hecho del puesto con documentos apócrifos.

Investigación que, hay que subrayar, apenas se ha iniciado y de la que decidió no dar más detalles, salvo que se indaga si está realmente titulado o no, y la validez del documento del ayuntamiento de Hermosillo, Sonora, con el que justificó su experiencia para ostentar el cargo.

Sandoval y Pérez Cruz caminaron juntos hasta fines del año pasado. El primero, ofreció al actual alcalde, en su campaña hacia el ayuntamiento, la estructura panista de la que logró hacerse cuando trabajó en la administración de Ulises Ramírez.

Trabaron amistad y avanzaron casi dos años, pero el ex titular del OPDM quiso medir su popularidad con el edil, para buscar la alcaldía, y eso marcó su destino. Hace poco, anticipando el desprestigio que le echarían en cara, Jonás Sandoval pintó cuantiosas bardas por todo el municipio con su nombre, y lo inundó con volantes también promoviéndose, lo cual podría también significar un acto anticipado de campaña.

El alcalde, por su cuenta, da a conocer detalles de una indagatoria interna –que involucra también al ex Contralor del OPDM–, en medio de tiempos electorales. Difícil creer que no tiene la misión de torpedear. Un fratricidio.

La historia del PRI local es caso aparte. El tricolor, envuelto en la alianza con el PAN y PRD para contender en este municipio, le arrebató al albiazul la potestad de definir candidato a la alcaldía, aunque Acción Nacional tiene mejores números en esta localidad. Se quedó con la nominación y presumía tener gallo. En realidad, gallina.

Tenían pensado postular a la ex alcaldesa Denisse Ugalde –hija del ex edil Arturo Ugalde–, y garantizaron a los negociadores de la alianza PRIANREDÉ que con ella podrían ganar. Pero no contaban con un pequeño detalle.

El detalle es que Ugalde no quiere competir. Así que habrán de recurrir al Plan B, que al parecer debió ser desde el inicio el Plan A: Marco Antonio, Tony, Rodríguez, el ex alcalde que fue postulado por el PAN, llegará a la nominación, ahora por el tricolor.

A juicio de muchos, Tony es mejor opción que Denisse por la interlocución que ha logrado con panistas y con Morena. Ha tejido relaciones durante más de dos décadas con los principales liderazgos sociales de Tlalnepantla.

La nominación de Tony ha sido aprobada por Alejandra del Moral, lideresa del PRI estatal, así que en cosa de días se hará oficial.

Morena, por su cuenta, está pensando robarse un perfil ex panista y casi ex México Libre, el nonato partido de Margarita Zavala y Felipe Calderón: ofrecerán a Beto Díaz, ex diputado panista por este municipio, la candidatura del distrito XVI.

Operada la postulación de Díaz, Morena lograría fragmentar un poco el voto de la alianza –por los que aún lo siguen desde Acción Nacional– y también le pondrían un cortafuegos a Raciel Pérez, quien, dicen, ha querido crecer su perfil para erigirse en una nueva y tercera tribu morenista en el Estado de México, lo que ni el Grupo Texcoco, de Higinio Martínez, ni Los Puros, de Daniel Serrano, permitirán. Morenistas que fueron perredistas o panistas (Raciel Pérez y Jonás Sandoval); priistas que fueron panistas (Marco Antonio Rodríguez); priistas que no abonan a la causa por ahora (Denisse Ugalde), y panistas que serán de Morena (Beto Díaz). Son, todas éstas, historias contra su bando… y traición.

 

POR HUGO CORZO
HUGO.CORZO@ELHERALDODEMEXICO.COM /
@HUGO_CORZO

lctl


Compartir