El contacto humano post-covid

La ausencia del contacto humano es un vacío que en todos los aspectos de la vida debe de recuperarse

El contacto humano post-covid
Ricardo Peralta/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Así como hubo generaciones que en el Siglo pasado, como en anteriores, perdieron la posibilidad generacional de interrelacionarse entre sí como resultado de conflictos bélicos, como la y 2ª Guerras Mundiales, las revoluciones armadas de principios del Siglo pasado, así como coyunturas de desplazamientos masivos que crearon pueblos fantasma, se originó un estado de ausencia que no permitió que la cadena de producción de estudiantes se convirtiera en eventuales profesionistas, técnicos y aprendices de diversos oficios. No tuvieron vida social como en otras generaciones.

Quienes hoy tienen la necesidad de continuar con sus actividades para la formación de ciudadanos, tienen la doble tarea de responsabilizarlos para evitar que se desacostumbren al contacto humano, es decir, los niños y jóvenes en edad escolar que hoy mantienen sus relaciones a través de las distintas aplicaciones utilizadas a través de la red para el sistema enseñanza – aprendizaje; que de por sí estaban ya inmersos en los teléfonos inteligentes y demás implementos tecnológicos, hoy son la única ventana virtual que tienen hacia el exterior de sus domicilios.

Más complejo aún la enorme mayoría que no tiene posibilidades de interactuar, ya que su comunicación es solamente como receptores de información, sin tener opción alguna del derecho al debate o al simple intercambio de ideas, es decir, a través de la televisión. Una sola ruta.

La oportunidad que brinda esta temporal ausencia de relaciones humanas entre esas generaciones y la generación económicamente activa, obliga a una nueva edición de los encuentros personales tan añorados, donde se deben enaltecer y revalorar el sentido del tiempo, los sentimientos y para algunos, el devaluado sentido de la vida.

Como después de cualquier conflicto bélico una de las principales prioridades de cualquier Estado es la reconstrucción institucional, la red de diversas infraestructuras operativas, y por supuesto el mantenimiento del patriotismo, el respeto a la nacionalidad y rescate de los valores universales, enalteciendo lo más valioso de un país que es la población.

Sirva esta reflexión para que en honor a todos los caídos en esta batalla contra el COVID se haga una refundación de la conocida solidaridad mexicana, se destierre para siempre la venganza, la mentira, el encono y la corrupción, actitudes tan similares entre sí, que nunca han enaltecido el prestigio de ningún país.

Se dice que la historia la escriben los vencedores, aquí la escribirán solamente los congruentes con la realidad, nadie ganó y nadie venció, pensarlo de otra forma es el mejor ejemplo de un triunfo pírrico.

La ausencia del contacto humano es un vacío que en todos los aspectos de la vida debe de recuperarse a toda costa y priorizarse como un enorme aprendizaje que nos está dejando la pandemia al mundo entero.

En esta toma de decisiones electorales por venir, será la primera vez en la historia que se rompa con la tradición de eventos de congregación masiva para conseguir el voto, serán los discursos virtuales y la presencia no física la que convenza al electorado, pero esto será perentorio, los gobernantes triunfadores una vez pasada la emergencia deberán mantenerse en contacto con el pueblo como un acto de permanente agradecimiento a la confianza que se otorgó virtualmente y que se debe demostrar estrechando físicamente a la población, llegado el momento. El contacto humano es un bálsamo que cura el alma.

 

POR RICARDO PERALTA
COLABORADOR
@RICAR_PERALTA

lctl


Compartir