Para los proyectos, 2021 es clave

Es alto el riesgo político de iniciar una obra de infraestructura que no se terminará en la misma administración federal

Para los proyectos, 2021 es clave
Marco Gutiérrez Huerta/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

En materia de infraestructura, 2021 será el año más importante para la actual administración. Lo que no se haya preparado o comenzado a construirse para finales de este año, será difícil que se concluya en la actual administración federal. Esto se debe a que es demasiado alto el riesgo político de iniciar un proyecto de infraestructura que no se terminará en la misma gestión. Ejemplos hay muchos, los más emblemáticos: tren México-Toluca y NAICM. 

Los proyectos de infraestructura requieren de por lo menos cuatro años para ejecutarse satisfactoriamente: un año de preparación, uno de autorización y cierre financiero y de uno a tres de construcción. Así las cosas, lo que no se termine de preparar este 2021, no se concluirá antes de que finalice la presente administración. 

Los proyectos ancla de la actual administración están en ejecución. Fonatur, que encabeza Rogelio Jiménez Pons, avanza con los tramos uno al cuatro del Tren Maya y, tras la fallida licitación de la propuesta no solicitada del tramo cinco, se espera ganador de la nueva licitación de la parte norte y la parte sur de dicho tramo. Queda pendiente la construcción del tramo selva. Se prepara el concurso del material rodante y de las obras eléctricas y electromecánicas, así como los proyectos de suministro eléctrico.

También se ha comenzado a identificar a los desarrolladores inmobiliarios de las 20 estaciones que serán estructuradas como polos de desarrollo turístico y se espera que el presente año salgan las licitaciones para el desarrollo de los polos turísticos donde se localizan dichas estaciones. 

El Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT), con Rafael Marín Mollinero al frente, avanza con las obras de modernización de los puertos de Coatzacoalcos y Salina Cruz. También avanza la modernización del tren y de los tramos carreteros que conforman la plataforma logística. Está por finalizarse con la adquisición de la totalidad de los 10 predios que conformarán los parques industriales a lo largo del corredor y se espera que durante este año se licite el desarrollo de dichos parques industriales. Finalmente, se está a la espera de que la CFE licite la construcción del gasoducto a lo largo del corredor junto con la central de ciclo combinado y la estación de gas natural licuado en el puerto de Salina Cruz. 

La construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) continúa. Algunas de las obras de conectividad se encuentran ya en ejecución como se anunció en los compromisos con el sector privado, el 5 de octubre y 30 de noviembre pasados. Incluyen las obras de conectividad carretera desde el oriente y poniente de la zona metropolitana, así como la conectividad ferroviaria con la extensión del tren suburbano desde la estación de Lechería. Quedan pendientes diversos viaductos y distribuidores que den acceso al nuevo aeropuerto para evitar puntos de congestión.

En materia energética, la construcción de la refinería de Dos Bocas continúa y se ha dicho que será terminada conforme al presupuesto y el tiempo de edificación antes de que termine la administración. Las cuatro constructoras adjudicadas siguen conforme a lo planeado y se presentan dudas sobre si el proyecto se terminará conforme al presupuesto inicialmente anunciado por el Presidente. 

Lo cierto es que existen más de 500 proyectos identificados por la Cámara Nacional de Empresas de Consultoría que están pendientes de ser validados y preparados, y que complementan la cadena de suministro de los proyectos ancla de la administración federal. La validación, preparación e inicio de construcción de estos proyectos será posible solamente si existe el compromiso de la administración federal y de las gestiones de los estados de identificar los proyectos que realmente son viables. 

Existen muy diversas fuentes de financiamiento para hacer la preparación de los proyectos, ya sea por la banca de desarrollo o por organismos de financiamiento internacionales, pero lo que hace falta, es el compromiso político para apostar por la inversión en infraestructura como principal mecanismo para hacer frente a la recuperación, y no al gasto corriente con fines de inmediatez política en un año electoral.

Marco Gutiérrez Huerta
Presidente de la CNEC
@CNEC_Mexico

MAVR


 


Compartir