Es un honor estar con el violador

Si permitimos que este personaje sea candidato a gobernador, quiere decir que lo merecemos

Es un honor estar con el violador
Homero Niño de Rivera / Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

“Hay quienes hacemos el amor al levantarnos, lo que se acostumbra a llamar el mañanero.”

Senador Félix Salgado Macedonio

 

La historia de Félix Salgado Macedonio es la historia del México profundo, la historia de la impunidad y de las injusticias de este país. Es el retrato de un país lleno de abusos, de desigualdades. Es la historia de las zonas más aisladas, de la sierra, del campo, de las zonas urbanas más pobres. Es la historia de la marginación.

Es la ley del más fuerte, es el que no transa no avanza. Es el retrato, el prototipo del macho mexicano. Quienes lo conocen lo describen simpático, dicharachero, fiestero. Pero es también, sin lugar a dudas, abusivo, sinvergüenza, degenerado. Un enfermo.

Es la historia de la Tierra Caliente de Guerrero, una de las zonas más marginadas y violentas del país. Es la historia de Pungarabato, donde nació Félix Salgado Macedonio hace sesenta y cuatro años, y donde desde muy joven fue activista de una izquierda comunista muy arraigada en la zona. De familia de origen humilde, Salgado Macedonio ha sido todo en la política: dos veces candidato a Gobernador, dos veces diputado Federal, dos veces Senador y Presidente Municipal de Acapulco.

Fue fundador del PRD y presidente de ese partido en su estado natal, y desde ahí ha acompañado a Andrés Manuel López Obrador en su carrera política. Fue precisamente en el año de 1998 que López Obrador, siendo líder nacional del PRD, lo hace candidato a la Gubernatura de Guerrero. Y en ese año también fue denunciado por primera vez por violación a una menor de edad. Luego de perder esa elección en 1999 protestó, y López Obrador lo llamó “Gobernador moral”.

Este político, ahora de MORENA, tiene en su haber varias denuncias por violación y acoso sexual. Cinco denuncias de distintas mujeres, una menor de edad, que con los años, han contado con detalle las agresiones de las que fueron objeto por parte de este sujeto.

Algunos testimonios: “Se vino hacia mi, me quitó el top con fuerza, me puso la mano sobre el cuello y me violó”. “Al acercarme al señor me hizo comentarios sobre mi apariencia y me tomó por la cintura y me apretó contra él”. “Se fue hacia mi persona y empezó a atacarme, me arrancó la falda”. “Lo último que recuerdo es haberme mareado, cuando desperté, estaba acostada sin ropa. Me dijo tener videos y fotografías comprometedoras. Me citó en su oficina al día siguiente, y nuevamente abusó de mí”.

López Obrador ha defendido a Félix Salgado y ha dicho que los ataques son un asunto electoral. Politiquería, dice, y se acabó la discusión, ni una palabra más. Estamos hablando de mujeres violadas por este macho mexicano y del Presidente de la República como encubridor de un violador. Y así, sin más, es designado candidato a Gobernador.

Este hecho marcará a López Obrador para siempre. Será la historia de un Presidente que ha perdido el sentido de la realidad, que se encuentra encerrado en una burbuja que no le permite ver más allá de sí mismo. Será la historia de un Presidente, también, enfermo.

Si en este país permitimos que este personaje sea candidato a Gobernador quiere decir que lo merecemos. Si permitimos que esto suceda, será la historia de un país perdido, acabado. Un país, también, enfermo.

 

POR HOMERO NIÑO DE RIVERA V.
COLABORADOR
@HOMERONR

lctl


Compartir