PERISCOPIO

Mucho país, a mitad de la cuatroté

El país tiene un Poder Judicial independiente, un INE y un Tribunal Electoral fuertes y confiables, y una ciudadanía con vocación democrática

OPINIÓN

·
Raymundo Sánchez Patlán / Periscopio / Opinión El Heraldo de México

Tiene razón el presidente Andrés López Obrador en que los primeros tres años de la cuatroté han demostrado que México es una gran nación. Lo es, en efecto, sobre todo por la resistencia de los Poderes de la Unión y algunos órganos autónomos a su proyecto de nación.

El país tiene un Poder Judicial independiente, encabezado por el ministro Arturo Zaldívar, el cual marca límites al Ejecutivo y, sin entrar en un juego de vencidas, hace valer la legalidad de la Constitución. El caso más ilustrativo es el rechazo a la ampliación del mandato del ministro Zaldívar al frente de la Corte, que buscó concretar Morena, lo que abortó las pretensiones para extender el mandato de López Obrador en la Presidencia. Lo más destacable es que el propio Zaldívar renunció a dicho regalo envenenado. Hay también un INE y un Tribunal Electoral fuertes, confiables y con alta aprobación ciudadana. De hecho, se aleja cada vez más la posibilidad de su desaparición, como ha intentado y sigue intentando Morena. Tanto Lorenzo Córdova y Reyes Rodríguez, presidentes de dichos órganos, han logrado defender con argumentos y, sobre todo, trabajo, la permanencia de estas instituciones fundamentales para la supervivencia de la democracia.

También se tiene un Senado de la República que no se niega a mover puntos y comas a las iniciativas presidenciales, y tampoco se dedica a ser levanta dedos. Contrario a lo que ocurre con la Cámara de Diputados, totalmente entregada al Presidente, en la Cámara alta el consenso y los acuerdos es la norma, además del constante diálogo con las distintas fuerzas políticas. Conservamos igualmente una ciudadanía con vocación democrática, que al igual que castigó a Morena en la CDMX al votar por la oposición en nueve de las 16 alcaldías en la pasada elección de junio, le dio el triunfo en 11 de las 15 gubernaturas en disputa, con lo que ahora gobierna, con sus aliados, 17 estados.

Hay que mencionar también los éxitos de la cuatroté: la recaudación fiscal está en sus máximos históricos. En 2020 fue de cuatro billones 295 mil 259 millones de pesos, y a octubre de este 2021 ya está en cuatro billones 757 mil 731 millones. Se metió en cintura a los grandes deudores y se les cobró lo que debían. O la estabilidad financiera, consecuencia de una política hacendaria responsable. O las becas a adultos mayores, madres solteras y discapacitados, entre otros. O las buenas relaciones con Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, llevadas por el canciller Marcelo Ebrard. Todo ello confirma que sí, México es una gran nación, a pesar de la cuatroté y, en parte, gracias a ella.

•••

EN EL VISOR: Se llevó el aplausómetro la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, ayer en el festejo del Presidente en el Zócalo. El segundo lugar fue para el canciller Marcelo Ebrard, y detrás de él, la secretaria de Energía, Rocío Nahle. Otros ovacionados fueron los titulares de Segob, Adán Augusto López, y de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez.

POR RAYMUNDO SÁNCHEZ PATLÁN
RAYMUNDO@ELHERALDODEMEXICO.COM
@R_SANCHEZP

CAR