COLUMNA INVITADA

Alzar la voz contra el ciberacoso escolar

Es necesario enseñar a las personas cómo usar las tecnologías y sensibilizarlas sobre los riesgos

OPINIÓN

·
Marina San Martín Rebolloso / Columna invitada / Opinión El Heraldo de México

En México, desde que se declaró la emergencia sanitaria y se suspendieron las clases presenciales, la educación a distancia ha planteado grandes retos para el profesorado, alumnado y sus familias, quienes se han tenido que adaptar a esta realidad de conexión.

De acuerdo con la Encuesta para la Medición del Impacto COVID-19 en la Educación (ECOVID-ED) 2020 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de las 54.3 millones de personas de tres a 29 años, 60.6 por ciento (32.9 millones) mantuvieron su inscripción en el ciclo escolar 2020-2021.

Para realizar sus actividades educativas vía remota, en los niveles de primaria, secundaria y medio superior, el dispositivo electrónico más usado fue el celular inteligente; y en el nivel superior, la computadora portátil.

Si bien se ha acelerado la adquisición y desarrollo de habilidades digitales en las y los menores de edad; también han aumentado los riesgos en su privacidad.

Tal es el caso del ciberacoso, que lleva a la intimidación u hostigamiento contra las niñas, niños o adolescentes, a través de medios tecnológicos, como redes sociales o plataformas de mensajería; por ejemplo, al enviar amenazas o difundir material personal.

Según el Módulo sobre Ciberacoso (Mociba) 2020 del Inegi, 21 por ciento de la población de 12 años y más que usó Internet, vivió alguna situación de acoso cibernético en los últimos 12 meses (16.1 millones de personas).

En particular, las chicas fueron las mayores víctimas de esta práctica, pues 29.2 por ciento de ellas, entre 12 a 19 años de edad, señaló haberlo padecido.

Cada primer jueves de noviembre es el Día internacional contra la violencia y el acoso escolar, que este 2021 se centró en la lucha contra el ciberacoso hacia la niñez y la juventud; pues las formas de agresión en línea afectan su rendimiento, su bienestar, y su salud física y mental; e incrementan su deserción escolar.

Esta conmemoración que tuvo lugar el 4 de noviembre, coincidió con el Día Mundial de la Preservación Digital, que resalta la importancia del cuidado de este tipo de información para crear un valor duradero.

Para prevenir el ciberacoso escolar, es necesario enseñar a las personas a cómo usar las tecnologías de forma segura, y sensibilizarlas sobre los riesgos; con especial atención en las y los pequeños, involucrando a las familias y docentes, pues solo así podremos asegurar que nuestra población estudiantil se desenvuelva con libertad y dignidad, protegiendo sus datos personales en el entorno virtual.

Como dijera el escritor español Ramón J. Sender, “la conciencia del peligro es ya la mitad de la seguridad y de la salvación”.

No obstante, para detener esta perjudicial práctica, que deja una huella digital; no es suficiente detectarla, sino que hay que alzar la voz para denunciarla.

POR MARINA SAN MARTÍN REBOLLOSO
COMISIONADA INFOCDMX
@NAVYSANMARTIN

PAL