COLUMNA INVITADA

Periodistas, en riesgo

Los datos son graves; más aún, que no hay estadísticas de desaparecidos, es una cifra negra

OPINIÓN

·
Onel Ortiz Fragoso / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

En el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, empezando por el propio Presidente, hay libertad de expresión. Desde el poder político no se persiguen periodistas o censuran medios; pero, lamentablemente, tampoco se protege adecuadamente el trabajo periodístico, ni se procura justicia a los asesinatos de comunicadores y no hay avances en la localización de periodistas desaparecidos.

Según datos del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de los Derechos Humanos y Periodistas de Gobernación, en lo que va del actual gobierno, 49 comunicadores han sido asesinados, de los cuales sólo el Poder Judicial ha dictado cinco sentencias; es decir, 90% de los casos siguen impunes.

De acuerdo con los datos del Mecanismo, la mayoría de las víctimas, entre diciembre de 2018 y septiembre de 2021, manejaban información policíaca, política, información diversa, deportiva y cultural, denuncia ciudadana, información comunitaria y de investigación. En Sonora, ocho comunicadores fueron asesinados; en Guerrero, seis; en Veracruz, cinco; en Michoacán, cuatro; en el Estado de México, tres, y en Oaxaca, tres; es decir, en seis estados han matado a 29, lo que equivale a 61% del total.

Los datos son graves; más aún, que no hay estadísticas de desaparecidos, es una cifra negra que nadie sabe, nadie investiga, sólo le importa a familiares y a medios en donde colaboraban. A mitad del camino del gobierno de la 4T, México es un país donde ejercer el periodismo es una de las profesiones más peligrosas.

La impunidad de la que gozan los asesinos es la triste realidad. Percibo en el actual gobierno esfuerzos por enfrentar el fenómeno, pero las acciones son insuficientes.

¿Qué acciones tendrían que hacer las autoridades para detener la situación? ¿Qué tendría que hacer el gremio periodístico ante la violencia? ¿Qué apoyos reciben los hijos y familiares de los asesinados y desaparecidos?

La autoridad, a través de Gobernación, debe reforzar con recursos materiales y humanos los mecanismos de protección a periodistas y defensores de derechos humanos. Las autoridades deben garantizar la libertad de expresión y el ejercicio libre del periodismo. Además, desde la seguridad social se debe apoyar a los familiares de las víctimas.

Me gusta pensar que en defensa de la libertad de expresión y en demanda de justicia, el gremio está unido. Sería significativo que se lograra una acción conjunta de los medios nacionales y locales, para expresar solidaridad y exigir justicia. Nadie está a salvo de la violencia, pero nadie dejará de escribir lo que piensa. La política es de bronce.

POR ONEL ORTIZ FRAGOSO

ANALISTA POLÍTICO Y ASESOR PARLAMENTARIO

@ONELORTIZ

MAAZ