COLUMNA INVITADA

México entre Biden y la grilla barata de AMLO

De ninguna manera aspiro a ser como Mhoni Vidente, ni el pulpo Paul (aquel cefalópodo que podía predecir los resultados del mundial de 2010), o poder anticipar el futuro

OPINIÓN

·
Martha Gutiérrez / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

De ninguna manera aspiro a ser como Mhoni Vidente, ni el pulpo Paul (aquel cefalópodo que podía predecir los resultados del mundial de 2010), o poder anticipar el futuro. Pero si soy de las personas que estudia, analiza y revisa exhaustivamente los hechos que ocurren para después expresar una opinión.

Por otra parte sería muy arrogante decir "se los dije", en lugar de eso solo afirmaré que era más que evidente que el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador sabía desde un inicio que la reforma eléctrica no sería aprobada y que en el camino la utilizaría para otros fines. Narrativa, para obligar a varios a abrir sus cartas, como en el póker, para alborotar a los morenistas en las cámaras, que cada que les envía un tema saltan de alegría para preparar sus nuevos espectáculos y discursos para después ver quién es el que mejor agredió, mintió, ironizó o hizo chistes ofensivos del opositor.

Todo esto viene a colación para poder separar adecuadamente entre lo que dice Andrés Manuel y se apropia del discurso, y lo que hace en realidad, principalmente por como separa lo urgente de lo importante. Para él todos sus chistes son urgentes, en cambio para nosotros los ciudadanos no son ni urgentes y mucho menos importantes, sin embargo los medios de comunicación llenan sus espacios de ellos y ahí estamos todos replicándolos y comentando todo el tiempo al respecto.

Sobre todo por una noticia que es verdaderamente trascendental en el cúmulo de malas noticias financieras y económicas que escuchamos en el país y que implican alzas preocupantes en los productos de consumo básico (inflación), una contracción de 6.9% en octubre respecto al mismo mes del año anterior, el peor mes para la venta de automóviles, entre otros indicadores. Esta noticia es la aprobación en los Estados Unidos de América, de un trillón de dólares para la recuperación económica.

Nanci Pelosi, después de convencer a 13 republicanos y lidiar con varios demócratas "progresistas" que no cedían en sus expectativas y que terminó perdiendo el voto de 6, anunció la aprobación de un paquete económico para gasto social de 1.75 billones de dólares y 5.5 billones de dólares para inversión en infraestructura. Es decir, que la iniciativa y eje de la política interna del gobierno de Biden, salió adelante.

Para tener algún parámetro y contexto, otro gurú económico, Paul Krugman relata cómo en la segunda parte del gobierno de Obama, éste convocó a las vacas sagradas de la economía a debatir sobre cómo hacer crecer a aquel país, y arrancó con la frase: una condición, no me pidan que apruebe un presupuesto de un trillón de dólares porque es imposible (todos rieron sobre aquel escenario inverosímil).

Es relevante este asunto en México por dos factores que en nuestra lógica de seguir la narrativa del presidente López Obrador y sus huestes, hemos olvidado casi por completo: 1) México depende y dependerá hoy más que nunca en su historia de lo que haga nuestro país vecino en materia económica, sin lugar a dudas; y 2) Que a pesar de haber tenido a Trump como presidente y haber dejado un ambiente de podredumbre total, siempre la política debería triunfar, en tanto que los intereses de los ciudadanos, territorios (estados) y políticos es intentar que sus bases sociales se beneficien. Como lo acredita Pelosi al hacer política y negociación, ceder, ser respetuosa de sus pares, convencer y darle oportunidades a cada político de representar a sus intereses genuinos, con lo que demuestra que siempre hay posibilidades de acordar y dialogar más allá de pleitos absurdos y estériles.

Sin duda dos lecciones que no sólo son una señal de sofisticación, sino de civilización en esos términos, mucho más desarrollada.

Así, la recuperación económica de México se dará gracias al esfuerzo que lograron Joe Biden, los demócratas, los republicanos que votaron en favor y a Nancy Pelosi, de ninguna manera será a partir de proyectos rupestres, pueblerinos y francamente absurdos como el Tren Maya, la inyección de dinero bueno a Pemex casi quebrado, Santa Lucía o Dos Bocas, para que ubiquemos a cada quien en su lugar.

Ahora, debemos agradecer y aprender de Biden, y no de Trump y López Obrador con su estilo de política de grilla barata, de la que por cierto se hace mucho en México.

Y no es pregunta.

POR MARTHA GUTIÉRREZ
ANALISTA EN COMUNICACIÓN POLÍTICA
@MARTHAGTZ

MAAZ