COLUMNA INVITADA

El camino a Roma: México en el G20

Los líderes del Grupo de los Veinte se reunieron el pasado fin de semana en Roma, en su primera cumbre presencial desde el inicio de la pandemia

OPINIÓN

·
Jennifer Feller / Columna invitada / Opinión El Heraldo de México

Los líderes del Grupo de los Veinte se reunieron el pasado fin de semana en Roma, en su primera cumbre presencial desde el inicio de la pandemia. En representación del presidente Andrés Manuel López Obrador, el canciller Marcelo Ebrard encabezó la delegación de México con un mensaje central: promover la unidad y la responsabilidad de las principales economías del mundo para proveer de soluciones efectivas para la recuperación de la crisis sanitaria y promover un desarrollo sostenible para todos. 

La Declaración Final adoptada al final de la cumbre es el resultado de un largo proceso de diálogo, persuasión y negociación entre las delegaciones. Los sherpas, sous-sherpas y representantes de los grupos temáticos de los miembros del G20 se reunieron en distintas ocasiones a lo largo del año –tanto de manera virtual como presencial– para establecer sus prioridades nacionales, acercar posiciones y construir consensos necesarios que reafirmaran el liderazgo del Grupo en la atención de crisis globales. 

México llegó a la mesa con cuatro prioridades principales: promover el reconocimiento universal de todas las vacunas autorizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS); hacer un llamado a los países desarrollados a cumplir con sus compromisos de financiamiento en la lucha contra el cambio climático y facilitar el acceso a fondos para proyectos de adaptación; proteger el patrimonio cultural, y promover la integración de los migrantes en la respuesta a la pandemia. Nuestro objetivo era claro: asegurar la inclusión de estos temas en el documento final de los líderes, por considerar que eran aspectos indispensables para hacer frente a los desafíos que enfrentamos como comunidad internacional.  

La tarea no fue fácil: requirió de pacientes acercamientos con los países que se oponían a nuestra posición –particularmente en el tema de vacunas, debido a los intereses que hay en juego–, identificación de aliados que compartían nuestros objetivos y largas jornadas de negociación que casi siempre duraban hasta la madrugada.   

México presentó al G20 su iniciativa sobre el reconocimiento de las vacunas aprobadas por la OMS en agosto pasado. Desde entonces, el equipo negociador se acercó a los otros miembros para exponer los méritos de la propuesta y conseguir su apoyo. La delegación mexicana llegó a Roma con el respaldo de la mayoría de los países emergentes del G20 (Argentina, Brasil, China, India, Indonesia, Sudáfrica y Turquía), el cual fue fundamental para crear contrapesos durante las intensas negociaciones previas a la reunión ministerial. 

El segundo tema prioritario para México fue hacer un llamado a los países desarrollados a cumplir su compromiso sobre cambio climático, establecido en el Acuerdo de París, de movilizar 100 mil millones de dólares por año, entre 2020 y 2025, particularmente para proyectos de adaptación. Con el mandato otorgado por la Celac, la delegación mexicana presentó una iniciativa para facilitar los procesos y requisitos a los países vulnerables para acceder a estos recursos.  

México también llevó al G20 la urgencia de promover la cooperación internacional para preservar el patrimonio cultural dañado o en peligro y evitar su tráfico ilícito. Se trata de una prioridad nacional en la que se han invertido muchos esfuerzos diplomáticos y de colaboración con distintos países.  

Finalmente, con el respaldo de Turquía, Alemania y España, México logró la aprobación, por primera vez desde 2017, de un párrafo sustantivo sobre el fenómeno migratorio. El G20 expresó su apoyo al desarrollo socioeconómico de las comunidades de origen de los migrantes y el respeto a sus derechos humanos, independientemente de su condición migratoria. 

La Cumbre de Líderes del G20 en Roma reafirmó el valor irremplazable del multilateralismo y demostró la voluntad política de los países para definir metas claras y de largo alcance. México trabajará con sus socios en el Grupo de los Veinte para asegurar la instrumentación de estos compromisos con beneficios concretos para el mundo, pero sobre todo para los más vulnerables. 

POR JENNIFER FELLER

DIRECTORA GENERAL DE PLANEACIÓN POLÍTICA Y G20 EN LA SRE

@FELLER_JENNIFER

MAAZ