PASIÓN POR CORRER

Maratón CDMX: Triunfan mexicanos; todos ganan

Darío Castro y Eloy Sánchez, ambos militares de formación, hicieron el 1-2 para nuestro país

OPINIÓN

·
Rossana Ayala / Pasión por Correr / Opinión El Heraldo de México

Fue un domingo de celebración doble para la Ciudad de México y su Maratón de categoría elite: por un lado, fue el regreso de una carrera que se tuvo que suspender en 2020 por la pandemia de Covid-19 y que el domingo pasado volvió a ser, como siempre, un evento de fiesta y vida para los capitalinos; y por otro lado se pudo festejar que dos mexicanos, ambos atletas del Ejército mexicano, ganaran el primer lugar e hicieran el 1-2, algo que no ocurría desde hace 12 años por el dominio de los corredores elite de origen africano que se habían convertido en los dueños de la Maratón CDMX.

Sin duda fue un motivo de orgullo y de fiesta ver cruzar la meta, casi al mismo tiempo a los corredores Darío Castro y Eloy Sánchez, ambos militares de formación y parte de los exitosos programas de formación de deportistas que tiene a su cargo la Secretaría de la Defensa Nacional y que históricamente, desde el Sargento Pedraza hasta Humberto Mariles, Rommel Pacheco o María del Rosario Espinoza, ha producido campeones mundiales y olímpicos para México.

El triunfo fue para Castro, quien decidió el empate al cruzar junto a Sánchez con 2h14'51", aunque el tiempo oficial para el segundo lugar fue de 2h14'52". Hoy estos dos jóvenes soldados, se suman a esa cantera militar de campeones que data de por lo menos 100 años de existencia

Sin demeritar el orgullo y el enorme logro de estos dos jóvenes, que rompieron con el dominio keniata y etíope, habría que señalar que en el maratón capitalino de 2021, debido a la pandemia, la World Athletic flexibilizó los requisitos para invitar corredores de alto nivel para mantener la Etiqueta Elite, lo que disminuyó la competitividad de esta edición del maratón.

Sin embargo en la rama femenil el récord  de la keniata Lucy Cheruiyot de 24 años, que ganó con 2h 27'22" y que superó por más de 6 minutos el récord de la keniana Vivian Kiplagat en 2019 en la CDMX, compensó el alto nivel competitivo del maratón capitalino. Lo que también llama la atención es que Amare Shewarge, segunda en cruzar la meta, y tres veces ganadora del Maratón CDMX, llegó 10 minutos después que Cheruiyot.

Y para los 10 mil 60 corredores que cruzaron la meta el domingo pasado, estos días seguirán siendo de fiesta, de logro y celebración aunque no puedan subir o bajar escaleras, ni sentarse ni levantarse, con rigidez muscular, acumulación de ácido láctico, dolor en ligamentos, ampollas y uñas negras. Estas molestias duran solo unos días, pero la emoción y la felicidad de cruzar una meta es para toda la vida. Conocer a la llamada “distancia madre” nos transforma, nos enseña otro modo de estar en este mundo, incluso otra forma de vernos a nosotros mismos, por que como dice Haruki Murakami, en su libro De qué hablo cuando hablo de correr: “Si hay un contrincante al que vences en una carrera de larga distancia, ese no es otro que el de tu ayer”.

POR ROSSANA AYALA
AYALA.ROSS@GMAIL.COM
@AYALAROSS1

CAR