LA NUEVA ANORMALIDAD

En ¿total? libertad

Las crisis migratorias apuntan a una redefinición de la libertad en el territorio

OPINIÓN

·
Nicolás Alvarado / La nueva anormalidad / Opinión El Heraldo de México

Si lo hubiera visto en un televisor sin sonido habría pensado que se trataba de una mala película de acción, que Gerald Butler se apersonaría a salvar el día. No era el caso: una turba descendía sobre el Capitolio con cuerdas y escalerillas, irrumpía armada con tubos y agentes químicos, tomaba con violencia la sede del Legislativo del país que se asume faro de la democracia. Peor aún, no los convocaba a ello una organización terrorista sino el presidente mismo, después de una (re)elección que había tenido la osadía de no favorecerlo.

A las pocas horas, y tras múltiples descalificaciones fantasiosas del proceso electoral y llamados a la rebelión de sus partidarios, Donald Trump era bloqueado por las plataformas digitales. El debate se hizo internacional: ¿hacían bien las redes sociales en cancelar a Trump en aras de preservar los valores democráticos y la paz social,así como de obstaculizar la circulación de las fakenews y el discurso de odio?, ¿o, por el contrario, con ello violaban la Primera Enmienda a la Constitución estadounidense y vulneraban sus derechos humanos? Más aún, ¿a quién correspondía tomar esa decisión? ¿A las plataformas mismas, con sus inevitables intereses a cuestas? ¿A una legislación nacional que no tiene manera jurídica de existir? ¿A una internacional que no existe, y cuyo diseño nunca ha podido ser concebido?

El tema puesto en la mesa por el suceso era la libertad –de pensamiento, de expresión, de manifestación, de tránsito–, y su definición sería mucho menos sencilla de lo que parecía; si bien era probable que fuera consenso la noción de que debía tener límites, difícil resultaría saber cuáles debían ser éstos.

Fue ese enero cuando los organizadores de De Muro a Muro, el coloquio anual sobre nuevos paradigmas sociales, culturales, políticos y económicos que me honra coordinar para FIL Guadalajara, decidimos que el tema de este año sería la libertad. Y no sólo el tema obligado de nuestro foro sino, por lo que se veía, el del año todo, en todo el mundo.

Lo que ha transcurrido de 2021 lo verificó. Las crisis migratorias en el mundo apuntan a una redefinición de la libertad en el territorio. El auge de las reivindicaciones identitarias y, con ellas, el del cancel culture y su crítica, a una de la libertad de ser y expresarse. Por eso este 29 y 30 de marzo reuniremos a un grupo interdisciplinario de pensadores –entre ellos Catalina Botero, integrante del OversightBoard de Facebook; Alan Dershowitz, abogado de Trump, pero también de Julian Assange; y ChandranKukathas y Annelien de Dijn, historiadores de la libertad con visiones opuestas– a pensar la libertad en términos contemporáneos.

(Huelga decir que lo que encontrará quien vea nuestras sesiones en Expo Guadalajara o en www.demuroamuro.mx serán preguntas, no respuestas.)

POR NICOLÁS ALVARADO
COLABORADOR
@NICOLASALVARADOLECTOR

PAL