CARTOGRAFÍA DE LA HOSPITALIDAD

De primer mundo

El lujo no se puede comprar, es un sentimiento que existe en las experiencias

OPINIÓN

·
Montserrat Barros/ Colaboradora/ Opinión El Heraldo de México

En el demandante mundo de la hotelería, donde la necesidad de evolución, desarrollo e innovación son necesarios; encontramos Arabia Saudita con interés en revolucionar el sector de la hospitalidad fijando como objetivo para 2023 convertirse en un destino turístico importante a nivel mundial.  

Después del distanciamiento social a causa de la pandemia, las personas están mucho más entusiasmadas por volver a viajar y reconectar. Este renacimiento está marcado por un cambio de  expectativas, normas y prioridades y el sector debe adaptarse. 

Arabia Saudita, destino donde las tradiciones árabes tienen un rol importante en el estilo de vida, a lo largo de los años se ha visto obligada a continuar con la adaptación; muy arraigada en sus tradiciones se encuentran la generosidad y la hospitalidad, que toda familia saudí ofrece a extraños, amigos y familiares. La expresión más sencilla de la hospitalidad para ellos es el café: preparación que por sí sola es tradición cultural.  

Arabia Saudita cuenta con una visión para 2030 establecida por el príncipe heredero Mohammed bin Salman. Con el objetivo de desarrollar complejos turísticos, hoteles, infraestructura, aeropuertos y convertirse en líderes de la hospitalidad y turismo, esperan recibir un millón de visitantes al año. Es por esto que han hecho inversiones de miles de millones de dólares en diferentes proyectos en toda la región. 

En un rincón poco visitado de Arabia Saudita, está surgiendo un nuevo destino en torno a antiguas maravillas culturales. Al Ula, el desarrollo hotelero de Habitas busca redefinir la idea del lujo, que durante mucho tiempo ha implicado estrictamente lo material y aislamiento. Por el contrario, entienden que el lujo es algo que no se puede comprar ni vender, sino que es un sentimiento que existe en las experiencias y los recuerdos que se crean con los demás. A esto le llaman lujo para el alma.

La búsqueda de ofrecer una gran variedad de actividades de inmersión, destinadas a introducir a los visitantes en la cultura y la historia saudí es gran parte del proyecto para la atracción de viajeros, todo esto de la mano de arenas doradas y ruinas antiguas que recuerdan las maravillas de Petra, Jordania. Al Ula alberga un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el impresionante yacimiento arqueológico de Al-Hijr; también ha acogido instalaciones artísticas que se relacionan con el entorno del desierto. 

Aunque Arabia Saudita parece estar preparada para convertirse en un nuevo líder turístico, el Reino aún se enfrenta a muchos retos.  

El reto más grande de la hospitalidad y hacia donde están todos los esfuerzos se basa en la creación de nuevas experiencias significativas.

Uno de mis próximos proyectos es la apertura de un fine dining en Arabia Saudita. Abriré Puerto 99, el cuarto restaurante mexicano con el que he colaborado en Medio Oriente, orgullosamente de Grupo Meshico.

POR MONTSERRAT BARROS
@HOSPITALITYANDBUTLER

PAL