COLUMNA INVITADA

Dos aciertos y una oportunidad

La mayoría pensaba que el resultado final sería el de siempre, una avalancha de opiniones a favor y en contra, sin puntos medios, sin matices, con mas división y encono

OPINIÓN

·
Héctor Serrano / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Durante los casi tres años del actual gobierno, los medios de comunicación y líderes de opinión han estado divididos en dos polos antagónicos: los que apoyan incondicionalmente al presidente López Obrador, y los que se han convertido en sus detractores. Los dos bandos están perfectamente identificados, sus opiniones con respecto a la gestión del actual mandatario son irreconciliables y parecía que nunca encontrarían un solo punto de convergencia.

Hasta la semana pasada, cuando dos hechos marcaran la agenda nacional: la cumbre trilateral celebrada en Washington entre los mandatarios de México, Estados Unidos y Canadá, y los videos que dan cuenta de los avances en la construcción del aeropuerto internacional de Santa Lucía. La mayoría pensaba que el resultado final sería el de siempre, una avalancha de opiniones a favor y en contra, sin puntos medios, sin matices, con mas división y encono.

Pero para sorpresa de muchos, la visita a Washington del Presidente de la República fue bien calificada, incluso por medios y columnistas que no suelen estar de acuerdo con la forma de gobernar de la 4T, y aunque no existe una opinión unánime, el hecho de que el desempeño presidencial, a diferencia de otras ocasiones, haya convencido a más de un crítico, puede considerarse un gran acierto, sobre todo ante la inmensa polarización que existe en la sociedad mexicana.

El otro acierto, salvo que en las próximas semanas se demuestre lo contrario, son los videos que circulan del avance en la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, pues corroboran que la obra se realiza conforme a lo programado y cuenta con una calidad que supera en gran medida las primeras expectativas. No son pocos los escépticos que ante las primeras evidencias, están dispuestos a otorgar un voto de confianza al nuevo aeropuerto.

A ambos aciertos todavía les queda mucho tramo por recorrer, falta ver si la cordialidad demostrada en la cumbre trilateral se traduce en acuerdos benéficos para nuestro país y si pueden resolverse los problemas de conectividad con el nuevo aeropuerto, ambas circunstancias solo pueden afirmarse o descartarse con el pasar de los meses. Lo que sí será contestado en la inmediatez de la próxima mañanera, es el cómo utilizará el presidente sus dos aciertos.

Tiene una sola oportunidad con dos opciones, la primera y más predecible, es que utilizará sus buenos resultados para exhibir a sus adversarios y detractores; la segunda y más deseada, es que aprovechará el buen momento del que goza para mandar un mensaje de unidad. Si el presidente apuesta por la ruta complicada, que es la de tratar de conciliar al país, uniendo a chairos y fachos en un mismo proyecto de nación, son buenos tiempos los que se auguran.

Solo hay que esperar la próxima mañanera, es en ese foro donde el presidente demostrará, cómo va a utilizar sus dos aciertos y esta nueva oportunidad.

POR HÉCTOR SERRANO AZAMAR
COLABORADOR
@HSERRANOAZAMAR

PAL