NET ZERO

Cambio climático y salud humana

El calentamiento global está provocando sequías o inundaciones en diferentes lugares resultando en pérdidas de cultivos o que miles pierdan la vida, sus casas o pertenencias; todo lo anterior agrava la desigualdad social, aumenta la aparición de enfermedades y/o tiene efectos sobre la salud mental

OPINIÓN

·
Marco Sánchez Guerra / Net Zero / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Foto: Especial

De acuerdo con María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud, 25% de las muertes en el mundo se atribuyen a factores ambientales. Además, se calcula que cada año mueren alrededor de siete millones de personas por respirar aire de mala calidad. Por lo tanto, la crisis climática es también una de salud pública, es decir, combatir el cambio climático significaría mejorar la salud del planeta y prevenir el desarrollo de enfermedades en la población y millones de muertes prematuras al año.

Necesitamos pasar de tener una relación parasitaria, en la que nos beneficiamos del planeta mientras lo dañamos, a tener una relación simbiótica en la que tanto el mundo, humanos y demás organismos coexistamos y nos beneficiemos, pero evitando provocar daños. Debemos entender al calentamiento global como una fiebre que está sufriendo el planeta originado por una infección de la que los humanos somos responsables y que de seguir igual podríamos provocar, quizá, no el fin del mundo, pero sí de la especie humana, como muchas de miles de especies que en los últimos años han dejado de existir. 

El problema es aún más complejo, el calentamiento global está provocando sequías o inundaciones en diferentes lugares resultando en pérdidas de cultivos o que miles pierdan la vida, sus casas o pertenencias; todo lo anterior agrava la desigualdad social, aumenta la aparición de enfermedades y/o tiene efectos sobre la salud mental. Esto a su vez, fomenta que la gente migre en búsqueda de mejores oportunidades. Además, el calentamiento global ayuda a que los insectos puedan migrar y con ello que haya dengue y malaria en lugares donde no había anteriormente. Por esto, es necesario que el gobierno planifique y destine recursos para enfrentar este grave problema de consecuencias ambientales, sociales, de salud, económicas y políticas.

Como sociedad también es importante ocuparnos de estos temas, necesitamos mejorar nuestro estilo de vida, de forma que contaminemos lo menos posible. Evitar el uso del carro, de plásticos, de químicos, evitar beber refrescos, cuidar lo que comemos y disminuir el consumo de carne. Las emisiones de los gases de efecto invernadero de la industria de alimentos representan 35% de todas las emisiones a nivel global y tan solo la producción de carne representa 60% de todas las emisiones provocadas por la producción de alimentos.

Adicionalmente, las instituciones educativas deberían incorporar en sus planes de estudio materias de salud pública y cambio climático para fortalecer la preparación de sus egresados, y la industria privada tendría que contar con especialistas en salud y ambiente, para mejorar sus prácticas y compromiso con la población. Combatir al cambio climático es tarea de todos.

POR MARCO SÁNCHEZ GUERRA
POSTDOCTOR EN SALUD AMBIENTAL POR LA UNIVERSIDAD DE HARVARD, INVESTIGADOR DEL INSTITUTO NACIONAL DE PERINATOLOGÍA Y CONSULTOR EN EPIDEMIOLOGÍA AMBIENTAL Y SALUD PÚBLICA

CAR