COLUMNA INVITADA

Frente Nacional

Fue en la XIII Asamblea Nacional del PRI, en 1987 cuando se escuchó por primera vez la expresión “corriente de opinión” al interior del Partido

OPINIÓN

·
José Encarnación Alfaro Cazares / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Fue en la XIII Asamblea Nacional del PRI, en 1987 cuando se escuchó por primera vez la expresión “corriente de opinión” al interior del Partido, con la Corriente Democrática encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez y Rodolfo González Guevara entre otros destacados cuadros de la época. Entonces buscaban participar en los debates de la Asamblea para proponer cambios en los procedimientos de postulación de candidatos y la reorientación ideológica del Partido.

La dirigencia nacional de ese tiempo, encabezada por Jorge de la Vega Domínguez no les permitió la participación porque no eran delegados de los sectores partidistas; se les pidió que abandonaran las mesas de deliberación y en el discurso de clausura el dirigente del Comité Ejecutivo Nacional los corrió del Partido con aquella frase directa “Desde esta gran Asamblea decimos a todos los que de aquí en adelante no quieran respetar la voluntad de la inmensa mayoría de los priistas, que renuncien a nuestro partido y que busquen su afiliación en otras organizaciones políticas”. Lo que siguió después es historia conocida.

La XIV Asamblea Nacional del PRI, bajo el liderazgo de Luis Donaldo Colosio, con el aprendizaje que dejó la escisión partidista provocada en la asamblea anterior, promueve una profunda transformación interna del Partido y establece el reconocimiento al derecho de las y los militantes a suscribir corrientes de opinión. Producto de esa reforma fue la Corriente Renovadora encabezada por Sergio García Ramírez, Rodolfo Echeverria, Irma Cué, David Ibarra y cientos de militantes en el País, que promovieron la defensa del Partido frente a los desatinos de la jefatura política del presidente de la República Ernesto Zedillo y lograron el establecimiento del procedimiento de consulta directa a la base militante para la elección del candidato a la presidencia de la República.

El año 2001, después de la derrota electoral por la que el PRI pierde por primera vez la Presidencia de la República se constituye la corriente nacional Alianza Generacional de reconocida participación en las Asambleas Nacionales desarrolladas a partir de esa fecha. El 2018, ante los desastrosos resultados electorales por los que se pierde por segunda ocasión la presidencia de la República se integra la corriente nacional Movimiento LIDER; y en julio de 2021 se organiza la corriente nacional Plataforma PRI, ambas organizaciones promueven la necesaria y urgente refundación del Partido frente al deslave de su fuerza electoral y política.

Hoy, ante la facciosa y despótica actitud de la dirigencia nacional del PRI que se ha empecinado en realizar una Asamblea Nacional de escenografía y autoengaño, las corrientes nacionales de opinión han decidido integrar un frente nacional amplio e incluyente, de organizaciones, militantes y simpatizantes, para impulsar un nuevo espacio de convergencia en el propósito de fortalecer el régimen democrático del País y particularmente promover la refundación del PRI. Un Frente Nacional que trascienda la esfera partidista y se ubique en la lucha por la defensa de las instituciones democráticas de la República. Ojalá la ignara dirigencia nacional del PRI no tenga la tentación de repetir la historia.

POR JOSÉ ENCARNACIÓN ALFARO CÁZARES
COLABORADOR
@JOSEEALFARO

MAAZ