DEFINICIONES

"Se van a quedar con ganas de pleito con EU"

"Los intereses no pueden ser idénticos, lo que importa es cómo lo resuelves. Y tenemos los mecanismos para resolver diferencias", nos dijo Ebrard

OPINIÓN

·
Manuel López San Martín / Definiciones / Opinión El Heraldo de México

Algunos se frotan las manos para que haya ruptura entre los gobiernos de México y EU; para que los presidentes AMLO Joe Biden se enfrenten. Difícilmente ocurrirá. No sólo porque en un escenario así nadie gana, sino porque estamos entrelazados y dependemos unos de otros. La frontera común es la más activa entre dos países, el tránsito de mercancías supera los 500 mil millones de dólares anuales y un millón de personas van y vienen de un lado al otro todos los días. Por supuesto que hay diferencias, tanto de forma como de fondo, pero de eso a la fractura, hay un abismo.

Esta semana se verán por primera vez López Obrador y Biden. Y además habrá una reunión trilateral, a la que asistirá el canadiense Justin Trudeau. ¿Qué pasará el 18 de noviembre en Washington? Las claves de lo que hablarán y el tono en el que lo harán, o por qué no se presagia un choque pese a existir –como es natural- diferencias, están en las palabras del canciller Marcelo Ebrard. Platicamos con él hace unos días.

Sobre la relación con EU: “Yo diría que es muy buena, (…) la posición del presidente ha sido promover la integración de la región Norteamérica.

“Hay que recordar que el T-MEC se firmó ya en el gobierno del presidente López Obrador. Aunque se había avanzado mucho en la negociación, las decisiones políticas últimas se deben en buena medida a su intervención. Entonces hay una visión común en Norteamérica respecto hacia donde ir estratégicamente: ser más competitivos, integrar las cadenas de valor, atender el desarrollo y la innovación; tenemos que estar en los nuevos temas como la red de movilidad, la sociedad 5G, la transición energética...

“Habiendo una visión y un interés tanto de EU como de México en esa dirección, no puede haber un conflicto mayor, porque sería muy costoso para ambas partes.

“Ahora, dirán algunos: ‘pero hay muchas diferencias’. Bueno, esa es otra cosa; para eso hemos construido una arquitectura de cómo resolver áreas o aquellos puntos en dónde no tengas los mismos intereses porque eso es muy común.

“Los intereses no pueden ser idénticos, lo que importa es cómo los resuelves. Con la firma del T-MEC, se establecieron paneles de algunos temas; se han ido construyendo vías institucionales para resolver diferencias que se lleguen a presentar. Esto es para economía, sí, pero también para el tema laboral, de acción climática y lo va a ser crecientemente en materia de seguridad”.

Sobre la Reforma Eléctrica: ¿Es lo que más nervioso tiene al gobierno de EU?

“No. ¿Por qué no? Hay quienes estaban esperando un desencuentro, una fricción, pero como tienes una metodología para tratar esos temas y las empresas que se sientan afectadas tienen conductos legales para defender sus intereses –tanto en la ley mexicana como procesos de carácter internacional-, EU no ha convertido este tema en el desiderátum de la relación bilateral como tampoco lo va hacer con migración o seguridad… y así cada uno de los temas. Si una empresa cree, o tiene los elementos para decir que algo les afecta, puede defenderse legalmente.

¿Quienes esperen ruptura, se van a quedar con las ganas?, pregunto.

“Se van a quedar con las ganas”, responde el canciller.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM
@MLOPEZSANMARTIN

CAR