COLUMNA INVITADA

IMSS participa activamente en campaña de vacunación anti influenza estacional

El biológico que actualmente se utiliza nos protege entre 40 y 60 por ciento para la infección leve, y cercana a 80 por ciento para las formas graves

OPINIÓN

·
Manuel Cervantes Ocampo / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

Uno de los mayores riesgos para la salud de las personas es el virus de la Influenza, del cual existen tres serotipos de principal importancia que son A, B y C de los cuales, los dos primeros tiene un potencial pandémico, tal como sucedió en 2009 con el tipo A H1N1, por ello es importante vacunarse; el IMSS participa activamente en la campaña de inmunización contra la influenza estacional.

Una de las principales dificultades para contener este tipo de virus es por su enorme facilidad de modificar su estructura genética, esto a través de un numero incontable de réplicas, sobre todo, sucede cuando dos o más virus de influenza infectan a una misma persona de manera simultánea e intercambian información genética, integrando modificaciones en la estructura exterior del virus, que es el componente que reconoce nuestro cuerpo y activa la respuesta inmunitaria.

Cuando dos virus de la influenza son ligeramente diferentes, los anticuerpos producidos por el individuo expuesto previamente de forma natural o a través de la vacunación, no reconocerán y neutralizarán tan fácilmente al nuevo virus. En consecuencia, la inmunidad de memoria no será suficiente contra el nuevo virus.

Es por esto que a pesar de que las personas estén vacunadas o ya hayan padecido la enfermedad, es necesario vacunarlas cada año para protegerlas.

Las vacunas que actualmente se utilizan nos protegen entre 40 y 60% para la infección leve y cercana al 80% para las formas graves, aunque esto puede variar dependiendo de las características de cada individuo, ya sea por su edad o por algunas enfermedades que puedan afectar su sistema inmunológico.

La campaña de vacunación inició el 3 de noviembre y va dirigida a las personas que pueden ser más vulnerables a padecer formas graves, por ejemplo, personas de 60 y más años, embarazadas o en período de lactancia, población infantil de seis meses a 4 años 11 meses, además de personas entre 5 a 59 años con algunas enfermedades crónicas.

A pesar de que la vacunación ha demostrado ser un arma fundamental para la contención de esta enfermedad, es indispensable que no dejemos de lado las medidas de prevención generales que tanto hemos puesto en práctica durante la pandemia de la COVID-19, como son: el uso adecuado de cubre bocas, lavado de manos frecuente con agua y jabón o en su defecto con alcohol gel que contenga una concentración por lo menos del 70%, estornudo de etiqueta, evitar lugares muy concurridos o poco ventilados.

Recordar que durante esta temporada invernal si presentas algún síntoma respiratorio, no te auto mediques, acude a una Unidad de Medicina Familiar en donde serás valorado de forma integral por un profesional de la salud.

POR DR. MANUEL CERVANTES OCAMPO
COORDINADOR DE ATENCIÓN INTEGRAL A LA SALUD EN EL PRIMER NIVEL DEL IMSS

CAR

Temas