DESDE AFUERA

Argentina: ¿un desastre peronista?

Es evidente el choque entre el presidente Fernández y la vicepresidenta (y expresidenta) Cristina Fernández, por el control del movimiento

OPINIÓN

·
José Carreño Figueras / Desde Afuera / Opinión El Heraldo de México

El próximo domingo, los argentinos votarán en unas elecciones legislativas a las que el partido en el gobierno llega aparentemente debilitado y dividido.

Peor aún, todo apunta a que será un desastre para los peronistas encabezados por el presidente Alberto Fernández, que sufrirán pérdidas importantes en las dos cámaras del Congreso, como reflejo de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 12 de septiembre pasado.

En esos comicios, la coalición centro-derechista "Juntos por el Cambio" que formalmente encabeza el expresidente Mauricio Macri, superó a la oficialista "Frente de Todos" en 17 de las 24 provincias argentinas. Pero no rebasó 50 por ciento del voto.

Argentina tiene primarias abiertas en lugar de votaciones específicas para cada partido, y el resultado de septiembre fue visto como un anuncio de lo que este domingo los peronistas, y en especial su ala izquierda, vivirán: una brutal derrota.

El resultado práctico fue la mayor visibilidad del choque entre el presidente Fernández y la vicepresidenta (y expresidenta) Cristina Fernández, viuda de Kirchner, por el control del movimiento peronista, resuelto por ahora en una victoria de las posiciones de Cristina en política económico-electoral: duplicación del gasto social y una mayor intervención gubernamental para controlar una inflación que ya supera 50 por ciento.

Pero, según todas las señales, las medidas llegaron tarde.Se espera que el oficialismo pierda sus mayorías absolutas en el Congreso, con efectos particularmente dolorosos en el Senado, donde aún tiene una mayoría de 41 bancas en una cámara con 72 miembros.

De acuerdo con las expectativas electorales, los peronistas perderán seis de los 15 escaños senatoriales que exponen el domingo, por lo que quedarían con una mayoría relativa de 35, insuficiente para apoyar al gobierno sin necesidad de negociar con la oposición. Según lo estimado, la oposición JdT pasaría a tener 31 asientos.

De confirmarse, ese nivel de pérdidas cambiaría las expectativas de gobierno durante la segunda mitad del periodo presidencial de Fernández, así como su propia situación en la aparente competencia contra su poderosa vicepresidenta.

Así, aunque los comicios no tendrán la importancia atribuida a las elecciones de este mes en Chile y Honduras, la votación argentina podría tener otros serios efectos, incluso marcar el camino hacia otro ciclo de problemas económicos e inestabilidad política.

Sin una mayoría en el Senado, será muy difícil que el presidente Fernández haga mucho en la segunda mitad de su mandato y de hecho se teme que Argentina endurezca su posición en negociaciones con el FMI, con parte de los 450 mil millones de dólares que debe pagar a principios del próximo año. El peronismo alega que el FMI prestó dinero al gobierno del expresidente Macri a sabiendas de que Argentina no podría pagar.

POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS.
JOSE.CARRENO@ELHERALDODEMEXICO.COM 
@CARRENOJOSE1

PAL