RECUERDOS DE JOSÉ SULAIMÁN...

La división Bridger llegó para quedarse

Un gran combate inauguró este peso, en homenaje al niño que salvó a su hermanita del ataque de un perro

OPINIÓN

·
Mauricio Sulaimán / Recuerdos de José Sulaimán / Opinión El Heraldo de México Créditos: Especial

El pasado viernes se dio la pelea inaugural del campeonato mundial WBC de peso Bridger, una división recién creada por nuestro organismo con el rango de 200 a 224 libras.

Fue una batalla memorable la que protagonizaron el nuevo campeón Óscar Rivas, de Colombia, y el canadiense RyanRozicki.

Combate de tú a tú con una enorme cantidad de golpes conectados por ambos contendientes, quienes buscaron el triunfo de campana a campana durante los 12 rounds.

Rivas impuso su poder y ganó una decisión clara, pero, al mismo tiempo, cerrada. Los últimos episodios fueron dramáticos, el desgaste físico era notable y en un momento parecía que cualquiera podría irse a la lona. Rozicki se dio a conocer ante el mundo y seguramente estaremos teniendo noticias de él en un futuro cercano.

Óscar Rivas, colombiano que radica en Montreal, se convirtió en el primer monarca de la división Bridger; un digno campeón. Colombia y Canadá festejan la llegada de un nuevo ídolo.

Esta división Bridger tiene mucha historia detrás. La evolución natural del ser humano ha cambiado las condiciones de nuestro deporte.

Las categorías o divisiones en el boxeo fueron creadas para así tener condiciones justas para los combatientes, poniendo límites de peso y así evitar peleas disparejas en cuanto a lo físico. Originalmente eran ocho categorías: mosca, gallo, pluma, ligero, welter, medio, semicompleto y completo.

Eventualmente se fueron agregando más, reconociendo las grandes complicaciones y desventajas que tanta diferencia de peso entre una y otra generaban para muchos de los boxeadores.

Había quienes se sacrificaban inhumanamente para seguir dando el peso en una división en la que su cuerpo simplemente ya no podía mantenerse, y también aquellos que daban demasiada ventaja al subir a otra en la que sus rivales eran más fuertes y sólidos.

El Consejo Mundial de Boxeo fue el gran impulsor de implementar las divisiones intermedias en este deporte y eventualmente fueron las siguientes: supermosca, supergallo, superpluma, superligero, superwelter y supermedio.

También se hicieron divisiones para dar oportunidad a tanto boxeador de dimensiones chicas, muy por debajo de la división mosca, y el WBC creó el peso minimosca y el paja.

En 1909, el campeón mundial completo pesaba 168 libras. En un siglo, el ser humano ha crecido, se ha fortalecido y los atletas son mucho más poderosos. Este fenómeno fue estudiado por el WBC y se decidió crear una nueva división para atender a los boxeadores que se encontraban en gran desventaja, pues el peso semicompleto tiene el límite de 175 libras, y de ahí para arriba iniciaba el completo, sin límite de peso.

En 1978, en la convención de Reno, Nevada, nuestro organismo creó la división de peso crucero, que iba de las 175 a las 190 libras. Hace 12 años, reconociendo el mismo fenómeno del crecimiento de los atletas, se movió de 190 a las 200 libras; de ahí iniciaba, entonces, el peso completo.

El campeón mundial completo WBC es el británico Tyson Fury, con un peso de 280 libras.

El año pasado, dando continuidad a la labor que el CMB ha realizado a lo largo de los años, se creó una división para atender a esos peleadores que, literalmente, son pesos completos chicos, y formó una entre 200 y 224 libras. Ésta fue llamada Bridger.

Bridger Walker, quien salvó a su hermana del ataque de un perro, es la inspiración de esta división. FOTOS: CORTESÍA

LAS ACTUALES DIVISIONES

Completo: Mínimo de 224 libras (101 kg).

Bridger: Hasta 224 libras (101 kg).

Crucero: Hasta 200 libras (90.892 kg).

Semicompleto: Hasta 175 libras (79.378 kg).

Supermedio: Hasta 168 libras (76.203 kg).

Medio: Hasta 160 libras (72.574 kg).

Superwelter: Hasta 154 libras (69.853 kg).

Welter: Hasta 147 libras (66.678 kg).

Superligero: Hasta 140 libras (63.503 kg).

Ligero: Hasta 135 libras (61.235 kg).

Superpluma: Hasta 130 libras (58.967 kg).

Pluma: Hasta 126 libras (57.153 kg).

Supergallo: Hasta 122 libras (55.225 kg).

Gallo: Hasta 118 libras (53.525 kg).

Supermosca: Hasta 115 libras (52.163 kg).

Mosca: Hasta 112 libras (50.802 kg).

Minimosca: Hasta 108 libras (48.988 kg).

Paja: Hasta 105 libras (47.627 kg).


Óscar Rivas es el primer monarcaen la historia de esta nueva categoría del boxeo. FOTOS: CORTESÍA

¿SABÍAS QUE…?

Durante la pandemia de COVID-19 se dio un suceso que fue noticia a nivel mundial.

Un pequeño de seis años salvó a su hermanita, de cuatro, del ataque de un perro salvaje. El niño se metió cuando se dio la agresión y sus palabras cautivaron al mundo entero: “Si alguien tenía que morir era yo y no mi hermanita”.

Esto sucedió en Colorado, EU, y el héroe lleva por nombre Bridger Walker. El WBC le mandó un cinturón de campeón del orbe y lo nombró: “El hombre más valiente del mundo”.

Durante la convención realizada en 2020, la cual se hizo de manera virtual, se formalizó la creación de la nueva división, y con la inspiración de este acto heroico, se le llamó peso Bridger.

Anécdota de hoy

La máxima prioridad de mi papá, José Sulaimán, fue siempre buscar maneras para que el boxeo fuera más seguro para los peleadores, más humano, y minimizar los riesgos que tienen antes de subir al cuadrilátero.

Muchísimas reglas fueron cambiadas o instituidas durante su gestión como presidente del WBC, la cual duró 38 años.

Recuerdo la primera vez que escuché un relato que me impactó; estábamos desayunando en Sanborns Lindavista y mi papá contó algo que le pasó al Púas Olivares…

“El pobre Púas estaba batallando mucho para dar el peso; antes, el pesaje era el mismo día de la pelea y llevaba una semana comiendo lechuga y sólo un vaso de agua al día…

 “Pues la noche previa al combate, al no poder dormir y estar totalmente afectado por la deshidratación, se levantó de la cama y tomó toda una jarra de agua sin parar. Al día siguiente estaba tres kilos por encima de la división, se tuvo que someter a prácticas inhumanas para bajar de peso, lo envolvieron en hule, lo vistieron con tres juegos de ropa y lo metieron a un auto abajo de sol de Mexicali, con la calefacción puesta durante 20 minutos”.

Esa fue una demostración de la urgente necesidad de crear divisiones intermedias.

POR MAURICIO SULAIMÁN
PRESIDENTE DEL CMB

PAL

Temas