MIRANDO AL OTRO LADO

Sí Por México marca ruta...otra vez

El Presidente López Obrador ha criticado a la organización ciudadana Sí Por México en innumerables ocasiones en sus mañaneras

OPINIÓN

·
Ricardo Pascoe Pierce / Mirando al otro lado / Opinión El Heraldo de México

El Presidente López Obrador ha criticado a la organización ciudadana Sí Por México en innumerables ocasiones en sus mañaneras. Algo habrá hecho la agrupación al haber cosechado la ira del mandatario. No es difícil adivinar que la explicación reside en que le aterra que la coalición opositora que impulsaron los ciudadanos haya recibido dos millones de votos más que su bloque electoral. Si ese resultado se hubiese logrado con o sin la presión de la ciudadanía no se sabe, pero ahí están los resultados para ser evaluados.

Dice el Presidente que todos los asuntos que aborda la sociedad civil son de la exclusiva incumbencia del gobierno, y no deben ser materia de expresiones independientes de los ciudadanos. Lo que no quiere el Presidente es que existan iniciativas u organizaciones autónomas que no pueda controlar, dirigir y subordinar el gobierno. Quiere una sociedad centralizada, controlada y dirigida por el Estado.

El “dirigismo centralista excluyente” del Estado es una de las piedras angulares de la filosofía política del populismo moderno, igualmente de izquierdas y de derechas. En abierta rebeldía a la opinión presidencial, Sí Por México considera que todo asunto público le concierne y es materia de su incumbencia. Y, por tanto, tiene el derecho legal y el deber cívico de intervenir y opinar en la vida pública del país.

Sí Por México asumió la tarea de construir una ruta estratégica hacia el año 2024 que recientemente puso a la consideración de la sociedad y a los partidos de oposición PAN, PRI, PRD y MC.

Se busca impulsar una visión de futuro que deje atrás los errores y atavismos de los gobiernos que iniciaron la transición democrática del país pero que no supieron cómo rebasar al “excluyentismo” partidista y su consecuente alejamiento de la sociedad, como tampoco construyeron una cultura libertaria y el andamiaje institucional democrático sólido necesario para dar continuidad de alternancia en alternancia.

Ese fallo histórico llevó al país a caer en la pesadilla morenista creada por el gobierno de López Obrador cuya visión es suplir los errores y las deficiencias democráticas por una estructura rígida y autoritaria que definimos como un “dirigismo centralista excluyente”, parecido al fascismo de los años treinta y cuarenta del siglo pasado.

Propone una visión de futuro anclado en el centro político, tolerante, plural, feminista, de amplia inclusión y rendición de cuentas, con miras a promover la prosperidad y la modernización tecnológica del país como herramienta para crear mayor igualdad y comunicación entre mexicanas y mexicanos.

También plantea un México constructor de instituciones democráticas con contrapesos fuertes para asegurar la debida rendición de cuentas que exige una sociedad moderna. Cree posible un país respetuoso y orgulloso de la separación e independencia de los tres Poderes de la Unión y del federalismo constitucional que emana de ese pacto que sigue vigente desde 1917.

La propuesta programática de Sí Por México va acompañada de una visión política acerca de los pasos que el país requiere dar para cambiar el rumbo nacional a partir de las elecciones de 2024.

Ese cronograma consiste en varios pasos interrelacionados en función de las coyunturas políticas previsibles, con meta en 2024. Sí Por México refrenda su negativa a participar en el llamado a la ratificación o revocación de mandato en marzo del 2022 por innecesaria, polarizante y por representar un gasto presupuestal irresponsable.

Llama a los grupos parlamentarios a rechazar la reforma energética, votando en contra y sin entrar en una negociación por ser equivocada y será un proceso que termina favoreciendo al Presidente y dividiendo a la oposición.

Convoca a los partidos de oposición PAN, PRI, PRD y MC a consensuar las candidaturas a las gubernaturas de los 6 estados en los que habrá elecciones en 2022 y 2 estados con elecciones en 2023. Sugiere explorar la posibilidad de realizar primarias abiertas para determinar la selección de las candidaturas.

Propone defender, en el caso de una posible propuesta de reforma a la Guardia Nacional, la desmilitarización de ese cuerpo y en el caso del INE la defensa irrestricta de la independencia y autonomía del órgano electoral. Como prioridad, Sí Por México insiste en la importancia de mantener, en lo que dure la legislatura, la coalición parlamentaria de la oposición.

Ante las elecciones presidenciales de 2024, Sí Por México propone tres pasos: primero, asegurar la continuidad de la coalición Va Por México y lograr, de ser posible, la inclusión de MC en el acuerdo. En segundo lugar, que se acuerde una candidatura presidencial única, incluso buscando la posibilidad de su selección vía primarias o algún instrumento democrático idóneo que dé cuenta de un método de selección distinto al dedazo previsible de Morena.

Y, por último, un acuerdo para conformar el gobierno de coalición, integrado por un gabinete que refleje la presencia de las distintas fuerzas coaligadas y su voluntad democrática. Previo a las elecciones de 2021, Sí Por México propuso que los partidos de oposición se unieran en coalición para enfrentar a Morena. Así lo hicieron y tuvieron un éxito importante en las elecciones federales. Cambiaron la correlación de fuerzas en el Congreso.

Hoy Sí Por México convoca nuevamente a la oposición a seguir la ruta unitaria hacia las elecciones de 2024, pensando siempre en rescatar y construir el futuro de México.

POR RICARDO PASCOE PIERCE
RICARDOPASCOE@HOTMAIL.COM
@RPASCOEP

MAAZ