COLUMNA INVITADA

Qué nivel de debate

Hoy el país requiere un debate de altura, donde los principales actores políticos sean serios

OPINIÓN

·
Eduardo Macías Garrido / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

La bancada del PAN en el Senado pidió al presidente Andrés Ma - nuel López Obrador reconsiderara su decisión de no ir al recinto legislativo para la entrega de la medalla de honor Belisario Domínguez 2021 a una gran mexicana, reconocida economista, catedrática y diplomática, Ifigenia Martínez y Hernández.

Hoy, senadora , a sus 91 años, con una trayectoria impresionante, destaca su aporte al pensamiento económico en la busca de una mayor igualdad social.

Doña Ifigenia nació en la Ciudad de México, es economista por la UNAM, donde realiz ó sus estudios de 1942 a 1946. Además, es maestra y doctora en Economía por la Universidad de Harvard.

Con sólo 24 años, en 1949, la doctora Ifigenia Martínez se convirtió en la cofundadora de la sede en México de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, organismo responsable de promover el desarrollo económico y social de la región.

En el marco de tan merecido reconocimiento, a la quien también ocupara el cargo de embajadora y representante Alterna de México en Nueva York ante la ONU, al PAN sólo se le ocurrió y le alcanzó para un “no le saque, venga al Senado”; para el presidente López Obrador.

En lugar de estar con este tipo de debates inútiles e infantiles, deberíamos recordar la trayectoria de una mujer ejemplar, quien siempre ha mostrado honestidad, valentía y congruencia en su actuar político.

En 1988 apoyó la candidatura a la Presidencia de la República de Cuauhtémoc Cárdenas, postulado por una coalición de partidos y agrupaciones políticas de centro-izquierda que aglutinó a la oposición progresista. Este acontecimiento constituyó un parteaguas en la historia del México moderno, al representar una alternativa al régimen del partido hegemónico.

Así que, una vez más, dejemos a un lado la politiquería y ese afán tan mexicano de mezclar todo. Lo que hoy nos ocupa es el reconocimiento de una mujer con merecimientos propios para haber sido galardonada con la medalla Belisario Domínguez. Dejemos de lado las mezquindades de algunos y las intrigas de otros.

Debemos de ser serios de cara a 2024 y convencer a la gente con un proyecto, no con este tipo de conductas teatrales y caricaturescas.

Hoy el país requiere un debate de altura, donde los principales actores políticos sean serios y estén al nivel de las circunstancias que exige México.

Los senadores deberían resaltar la lucha de Ifigenia por la democracia de nuestro país, así como todas las puertas que ha abierto a las mujeres, siendo precursora en ámbitos que hasta hace algunos años se consideraban sólo para el ejercicio de los hombres. Ya en un lejano 1966 fue condecorada como “mujer del año”.

Si no asistió el presidente López Obrador no es lo importante, quedará como parte del anecdotario, lo destacable es que recibe un reconocimiento justo y más que merecido una gran mexicana. Felicidades y enhorabuena por Ifigenia Martínez.

POR EDUARDO MACÍAS GARRIDO

COLABORADOR

@EDUARDO84888581

PAL

Temas