COLUMNA INVITADA

El PRI se juega su existencia

Los priistas tienen motivos para valorar el sentido de su voto en la discusión de la contrarreforma energética

OPINIÓN

·
Héctor Serrano / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Para algunos miembros de las alianzas electorales, estos ejercicios sólo sirven para una cosa; ganar elecciones, y más aún, cuando deciden suscribirlas a sabiendas de que las plataformas políticas de sus partidos son distintas e incluso contradictorias. No necesitan compartir un mismo proyecto de gobierno para buscar aliados, basta con tener el deseo de obtener más posiciones de poder.

En 2021, PAN, PRI y PRD decidieron ir juntos en la elección intermedia para hacerle frente al “tsunami” llamado Morena, y lo lograron, no con la contundencia que ellos hubiesen deseado, pero sí con la fuerza suficiente para evitar la mayoría calificada de la 4T y sus aliados, así como para la obtención de triunfos importantes en las elecciones locales.

Con esos resultados, lo lógico sería que los miembros de la alianza continuaran firmes en su propósito de seguir unidos. Pero en política, la lógica no siempre es apreciable a primera vista. Seguramente, los priistas tienen muchos motivos para estar valorando el sentido de su voto en la próxima discusión de la contrarreforma energética que, dicho sea de paso, ellos mismos impulsaron y aprobaron.

Si la iniciativa alcanza los votos suficientes para su aprobación, saldrán del grupo parlamentario tricolor, las demás bancadas de oposición lucen más unidas y ya han expresado su rechazo.

La alianza opositora se tambalea, no habrá justificación alguna para su existencia, y si el PRI sufraga a favor de la reforma, sería muy mala señal para el electorado que votó por ellos en gran medida para ser un contrapeso de la 4T. El Partido Acción Nacional ya lanzó un ultimátum a su aliado, advirtiéndole que en caso de respaldar la iniciativa presidencial pueden irse despidiendo de la alianza electoral, el asunto pronto se resolverá.

En poco tiempo se juegan muchas cosas: el futuro energético del país, la viabilidad de una gran alianza opositora para las elecciones presidenciales, y también, la existencia del Partido Revolucionario Institucional; se antoja complicado que puedan conservar alguna de las gubernaturas que aún poseen, si van solos en las contiendas, por eso la lógica de este guiño al Presidente es inexplicable para muchos. Será necesario que si votan a favor, se esfuercen en dar una explicación convincente.

Esta historia tendrá su punto culminante en las próximas semanas, si el PRI modifica su posición política de oposición, también vendrá una recomposición en sus preferencias electorales, es prácticamente imposible que conserven el apoyo popular que lograron en la última elección, si deciden convertirse en aliados de facto de la Cuarta Transformación.

Que nadie se sorprenda por lo que va a pasar, la decisión del sentido de su voto seguramente ya la tomaron, sólo están midiendo los tiempos y las circunstancias para sacar el mayor provecho, nada tiene que ver con estar meditando sobre lo que más le conviene al país.

Y sí, lamentablemente así juegan algunos a la política.

POR HÉCTOR SERRANO AZAMAR

COLABORADOR
@HSERRANOAZAMAR

MAAZ