COLUMNA INVITADA

El violento mes patrio

Desde agosto de 2020, con 81.4 homicidios dolosos por día, no se registraba un promedio por arriba de las 80 víctimas diarias de acuerdo con el Gabinete de Seguridad del gobierno federal

OPINIÓN

·
Facundo Rosas / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Desde agosto de 2020, con 81.4 homicidios dolosos por día, no se registraba un promedio por arriba de las 80 víctimas diarias de acuerdo con el Gabinete de Seguridad del gobierno federal, sin embargo, el comportamiento de los últimos días permite adelantar que septiembre de 2021 cerrará con cifras que lindan los 80 casos diarios en números redondos.

De confirmarse la tendencia habremos tenido uno de los septiembres más violentos de los últimos tres años, coincidiendo en parte con las encarnizadas batallas que hace más de 200 años dieron como resultado el surgimiento de lo que hoy conocemos como México.

Entre las entidades que aportaron una mayor cantidad de víctimas destacan los estados de Guanajuato, Chihuahua, Baja California, Michoacán y Zacatecas, el primero de ellos derivado de la lucha por el control territorial y las ganancias de diversos mercados ilícitos entre dos grupos delictivos cuando menos, mientras que el último por el cruce de mercancías ilícitas a través de su territorio además de la disputa por la venta de drogas al menudeo en una especie de mercados emergentes.

Si de colores partidistas hablamos, habrá que precisar que en este grupo de entidades federativas hay de todos, azules, amarillos y guindas, pero a partir de hoy uno de ellos cambiará de tonalidad ya que en el transcurso del día tomará posesión como gobernador de Michoacán Alfredo Ramírez Bedolla, con lo cual la cuenta se cierra en tres gobernadores emanados de Morena y dos provenientes del PAN.

El más reciente en asumir el cargo fue David Monreal en Zacatecas, quien con tan solo 17 días como gobernador (tomó posesión el 12 de septiembre) llevaba contabilizados 116 homicidios dolosos, es decir un promedio de casi 6.8 asesinatos diarios, muy distantes de los 6.3 de los 11 días que lo antecedieron.

De hecho Zacatecas es una de las entidades que mayor crecimiento ha registrado en materia de homicidios dolosos y secuestros en los últimos tres años y por increíble que parezca, su titular de seguridad pública fue ratificado en el cargo, partiendo de la premisa de que fue recomendado al anterior gobernador por el gobierno federal.

Al respecto cabe subrayar que el responsable de la seguridad de Zacatecas fue formado en la “defenestrada” Agencia Federal de Investigación y más tarde en la “podrida” Policía Federal las mismas que el gobierno federal detesta y acusa de ser las responsables de la crisis de violencia y corrupción que vive el país, sin embargo, da gusto saber que elementos de las citadas corporaciones hoy sean tomados en cuenta y ratificados en el cargo por gobiernos que en teoría debieran de reconsiderar su permanencia.

Para el autor de esta columna es de la mayor relevancia que el SSP de Zacatecas permanezca en el cargo y tenga la oportunidad de revertir el clima de violencia que ya le tocó atender en una primera etapa, como su superior jerárquico que fui y en algún momento su mentor en materia de secuestros, tanto en la AFI como en la PF no me resta más que desearle éxito en su encomienda.

Pero volviendo al clima de violencia que caracterizó a septiembre, resulta paradigmático que la entidad donde inició la guerra de independencia hoy sea escenario de una serie de hechos violentos como el registrado el 19 de septiembre, cuando un artefacto explosivo de “fabricación casera” privó de la vida a dos personas y dejó lesionadas a otras cinco en lo que parece ser el primer “acto terrorista” de la historia en el país.

Así es que por el bien de todos ojalá que los nuevos gobernantes de Zacatecas y de Michoacán, ambas entidades plagadas de violencia, den resultados pronto y demuestren que no le temen haberse sacado la rifa del tigre.

POR FACUNDO ROSAS
EXCOMISIONADO DE LA POLICÍA FEDERAL

MAAZ