COVÍDame de tu vaso

Si le pasara algo a mi profeta de Macuspana, o al señor Carlos Slim, hasta la Bolsa de Valores se cae, así que bájenle dos rayitas

COVÍDame de tu vaso
Fernanda Tapia / Una chaira en El Heraldo / Opinión El Heraldo de México

Qué tal amigos, no sé si ustedes ya estén padeciendo la misma paranoia que aquí su servilleta, pero yo siento que ya todo lo que me rodea tiene que ver con el mentado COVID-19. Ya sea directa o indirectamente. 

Primero, porque el domingo, neta no sé ni cómo no se me bajó el azúcar con el sustote de que estaba contagiado mi profeta de Macuspana. Muchos deseándole pronta recuperación en las redes, como los de las Barras Praderas diciéndole: “Sin miedo al éxito, papi”. En cambio, otros que de veras ojalá tengan tantita “progenitora”, le deseaban la muerte. 

Yo que ustedes ni le rascaba las balls al tiger, porque si le pasara algo a él, o al señor Carlos Slim (ninguno de los dioses del Olimpo quiera), hasta la inchi Bolsa de Valores se cae; así que bájenle dos rayitas mis zánganos derechairos. Y ya dejen de darle lata con que si dijo Yorch Clinton, porque si el maese López Obrador dijo Yorch Clinton, es Yorch Clinton (así con Y). Qué no saben que aquí en México siempre decimos “hay que ponerle Yorch al niño”. ¿Ah, verdad? 

COVID-19 en todos lados. Desde la de ocho columnas hasta deportes, política, internacional y no me lo van a creer, pero ¡ya llegó a la nota roja! Una señora en Cajeme, por ejemplo, estaba tan nerviosa, frustrada e iracunda por el encierro que cachó a su marido viendo fotos de “una mujer” en su teléfono. No se diga más, lo apuñaló varias veces. Imaginen su terror cuando empezó a revisar el celular y después de varias imágenes, se dio cuenta que era ella merita, pero de joven. 

Y en Italia, un doctor que era el director del área de urgencias de un hospital que estaba completamente lleno, al necesitar dos camas, decidió inventar su nueva forma de triage con un chin champú, por lo que decidió administrarles medicamentos peligrosos a dos pacientes, uno de 68 y otro de 81, que se negaban a estirar la pata. 

Cuando finalmente entregaron el equipo, les hicieron la autopsia y claro... ahí me lo cacharon con las manos en el cuerpo del... cadáver. 

Y no quiero ser ave de mal agüero, pero un estudio acaba de demostrar que otra de las secuelas del COVID-19 pueden ser la deformación de lengua, piernas y manos. A mí me dio desde septiembre pasado, y todavía puedo pintar dedo, así que debo ser la excepción de la regla

Otro dato para que vean de qué lado masca la iguana, en nuestro país hay 24 mil doctores y doctoras atendiendo en consultorios de farmacias. El 5 por ciento está contagiado de COVID-19, pese a que siguen todas las indicaciones y 40 por ciento de los pacientes que llegan a pedir ayuda ya tienen síntomas del bicho. Y para que no se apuren por la cantidad de vacunas que tenemos o no, el doctor Xavier Tello, analista y asesor de Políticas Sanitarias, aclaró que el problema por el momento “no es la cantidad, sino la lentitud con la que se hace la vacunación”. Para mí que se quedan demasiado rato sobándola.  

Soy FERNANDA TAPIA de mi barrio me respalda. 

POR FERNANDA TAPIA
DENUNCIAS@FERNANDATAPIA.COM 
@TAPIAFERNANDA

Si necesitas asesoría en cuanto a pruebas para la detección de COVID-19, envía un WhatsApp a JLN Labs (55 3026 0609) y agenda tu cita para que te visiten a domicilio y te hagan la prueba.


Compartir