La 4T vs. Twitter

Se intensifica el debate en el país sobre hasta dónde la empresa privada puede permitir o no a los usuarios la divulgación de cierta información

La 4T vs. Twitter
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Opinión El Heraldo de México

Las benditas redes sociales que fungieron como aliadas del entonces candidato López Obrador durante su tercer intento por llegar a la Presidencia de la República, ahora son declaradas, de manera abierta, enemigas suyas, al grado de que, de forma inesperada, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal, incluyó el tema ayer en la agenda legislativa y advirtió que Morena va a regular la actividad de las plataformas digitales para tener el manejo y control desde el Estado.

Es una reacción a Twitter después de que López Obrador entró en debate con la red del pajarito por la suspensión de la cuenta del entonces presidente Donald Trump, y de que esta semana tres cuentas de simpatizantes lopezobradoristas también fueran bloqueadas bajo el argumento de haber violado reglas relacionadas con la manipulación de dicha plataforma, es decir, que se ejecutan acciones masivas o campañas informativas engañosas para confundir a las personas respecto a lo que sucede en realidad.

Se intensifica el debate en el país sobre hasta dónde la empresa privada puede permitir o no a los usuarios la divulgación de cierta información, y cómo y bajo qué criterios se interpreta la violación de las reglas del juego de Twitter y otras redes. Dos años y medios después del triunfo presidencial del político tabasqueño, y de destacar en sus primeras palabras el papel que jugaron las redes en su ascenso al poder, la 4T ve en éstas una amenaza de cara al proceso electoral de junio, a partir de la actividad internacional que ha tenido Twitter al bloquear cuentas en todo el mundo.

Explicó Monreal que la libertad de expresión es un derecho humano que debe ser tutelado para su ejercicio eficaz, mediante principios establecidos en las leyes, por lo que la única vía correcta y democrática de protegerla en el ciberespacio es la legislativa, lo mismo para prensa, televisión, radio y redes. Lo quieren hacer en esta misma legislatura de la Cámara de Diputados antes de septiembre, que es cuando finaliza. La regulación o no de las redes sociales se incluye en la lista de los temas más polémicos de las sociedades, como el aborto o la legalización de las drogas, pero lo que es cierto es que sólo los estados con regímenes dictatoriales son los que han podido controlarlas a su manera.

Uppercut: Nadie en el gobierno federal vigila a la red de hospitales privados en esta pandemia. En los pocos lugares donde llega a haber camas o espacio, se pide a los pacientes, aún cuando cuentan con seguro de gastos médicos mayores, una suma de hasta 500 mil pesos, como depósito para la atención de la enfermedad en esta pandemia, a pesar de que las aseguradoras garantizan el pago de los servicios. La política hospitalaria en esta coyuntura clasifica así a los pacientes de primera y segunda categoría para ofrecer las atenciones médicas sólo al mejor postor. En eso nadie alza la voz y es lo que se debería estar discutiendo también. Edgar Karam, vicepresidente de la AMIS, nos dice que las personas que cuentan con seguro médico deben ponerse en contacto desde el inicio de los síntomas del COVID-19 u otras enfermedades con su agente de la compañía para que los guíen en los procesos desde el primer contacto con las clínicas privadas y no terminen siendo rechazados.  

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ
CONTRALASCUERDASMX@GMAIL.COM
@ALEXSANCHEZMX

 


Compartir