De lo nacional y otras historias

Los Estados han creado planes en el sector energético, que permita utilizar sus diferencias

De lo nacional y otras historias
Jorge Lavalle / Columna Invitada/ Opinión El Heraldo de México

El federalismo fue adoptado en la Constitución de 1824, al reconocer la forma de un gobierno de Republica representativa popular federal, donde los liberales buscaron su implementación y los conservadores mantener el centralismo heredado del periodo
colonial. Con ello los Estados son reconocidos como fuerzas distintas al poder central, que le permite crear su propia normatividad. Con ello en mente, podemos entender las diferencias culturales, sociales y hasta económicas existentes entre Estados y como con leyes locales es posible adaptarse a sus características diferenciadoras, permitiendo un gobierno que reconozca su realidad.

Los Estados han creado planes en el sector energético, que permita utilizar sus diferencias, por lo que las leyes locales, al dar certidumbre jurídica a los inversionistas, crean un ambiente atractivo, entre sus elementos se pueden encontrar: impulsar nueva demanda a través de directorios de potenciales off-takers que puedan ser respaldados por el Estado; un licenciamiento social, donde el Estado participa de manera activa para mediar las diferencias locales; mejora de los procesos regulatorios internos, que amolda los trámites y procesos a las necesidades de empresa, gobierno y ciudadanía; y provisión de información clara, donde las bases institucionales permiten brindar a detalle el panorama local.

Otro elemento que pueden ofrecer los Estados es el impulso de proveeduría local, sin embargo, bajo el marco jurídico actual esta posibilidad recae en los órganos del Ejecutivo Federal y los procesos que llevan a cabo. Este tipo de requerimientos no son nuevos para los inversionistas, por ejemplo, la Agencia Internacional de Energías Renovables mediante el grupo de coalición para negocios e inversiones publicó un documento especial referente a México, donde señalan una apertura a una solicitud de esa naturaleza, donde las subastas de compra de energía de CFE se incluyan términos que permitan el desarrollo de industria local, participación de pequeñas y medianas empresas, beneficios locales e inclusión de minorías y grupos marginados.

El entendimiento entre el Ejecutivo Federal y los Estados permite atender las necesidades de naturaleza local e incentivar la inversión en donde más se necesita, los privados están abiertos a invertir bajo reglas claras y transparentes, así como poder fortalecer a Pemex y CFE a través de la competencia. La Reforma Energética no fue un cambio de leyes, sino una revolución de pensamiento, que permite caminar al futuro, dejando el lastre del proteccionismo y los monopolios. Feliz año nuevo, les deseo salud, salud y más salud para usted y sus seres queridos.

POR JORGE LAVALLE
SOCIO DE ACCURACY LEGAL AND CONSULTING
@JLAVALLEMAURY 
JLM@ACCURACY.COM.MX


Compartir