Ahora contra el INE

Andrés Manuel López Obrador, se quejó de que lo quieren censurar, silenciar, porque eso está de moda a nivel mundial

Ahora contra el INE
Luis Soto/ Agenda Confidencial/ Opinión El Heraldo de México

Hace cuatro meses, cuando el Instituto Nacional Electoral intentó, por primera vez, cancelar las conferencias mañaneras argumentando que podrían constituir una intromisión en el proceso electoral en varios estados de la República, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, hizo una defensa apasionada de las conferencias, argumentando, entre otras cosas, que es  un mecanismo extraordinario, por el cual el Presidente de la República pone agenda en el país y genera la discusión pública; que las preguntas de los medios son un termómetro para poder analizar qué quiere saber la sociedad respecto al ejercicio gubernamental, que sirven para mantener una política activa, y que la presencia de los medios es un elemento fundamental para poder transparentar el ejercicio público.

Ayer, ante un segundo intento del INE por cancelar las susodichas conferencias —como parte de la veda electoral del 2021—, el presidente Andrés Manuel López Obrador, se quejó de que lo quieren censurar, silenciar, porque eso está de moda a nivel mundial. Y arremetió contra la autoridad electoral, diciendo que “realmente es una actitud de mucha intolerancia. ¿Cómo nos van a quitar el derecho de expresión, de manifestación, cómo le quitan al pueblo el derecho a la información?”, cuestionó y mandó el siguiente mensaje: Vamos a “acudir a las instancias judiciales en el caso de que haya una prohibición, porque sería un acto de censura, sería un agravio, un atentado a la libertad, eso no puede prosperar desde el punto de vista constitucional, desde el punto de vista legal…” Ya encarrerado, convocó a los mexicanos a que opinen si está bien que el INE lo silencie. “Si está bien que, en México, no pueda hablar el Presidente, no pueda informar”.

Por obvias razones, las instancias judiciales no se atreverían a prohibirle al jefe del Ejecutivo que cancelara sus presentaciones, apuntan los observadores, quienes hacen la siguiente pregunta: ¿Por qué el temor del primer mandatario de que suspenda durante dos meses su conferencia mañanera?  Respuestas hay varias: Los traviesos —antes conocidos como malosos— afirman que sería como quitarle a un niño el regalo tan preciado que le trajeron los Reyes Magos. ¡Con qué se va a entretener y divertir después! Agregan. Pero la razón más poderosa, que ya hemos comentado en este espacio, y que sigue vigente, es que el actual gobierno federal ha hecho de la conferencia mañanera arma y escudo para promover la percepción de que su actividad es intensa y eficiente, y sus éxitos son numerosos. Aunque la realidad es que los logros gubernamentales no son tan numerosos ni tan importantes como pretende hacer creer la persistente y aplastante propaganda oficial. Y mucho menos después del pésimo manejo de las tres crisis que este sexenio llegaron para quedarse: La sanitaria, la económica y la de inseguridad.

¡Pero aguas! Advierten los observadores. Si el INE insiste en el asunto, podrían regresarlo a la estructura de la Secretaría de Gobernación. Y entonces sí, ya nos llevó…     

POR LUIS SOTO
LUISAGENDA@HOTMAIL.COM
@LUISSOTOAGENDA


Compartir