A seis meses de la pandemia

El 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud declaro oficialmente la pandemia del COVID-19, en nuestro país, el 23 de septiembre se cumplieron seis meses de que inició oficialmente el confinamiento y prácticamente siete del primer caso. La evolución de la pandemia y la respuesta del Gobierno Federal han sido muy diferentes en México que en el resto del mundo, y a medio año de que inició la jornada de “sana distancia” podemos afirmar que las estrategias adoptadas por el gobierno de López Obrador, tanto en materia de salud como en materia de rescate económico, no han funcionado y es urgente un cambio de rumbo.

Para empezar y a diferencia de lo que expresó el presidente López Obrador, la crisis sanitaria se presentó en el peor momento posible: con el crecimiento económico en 0% con la peor inseguridad registrada de la historia, y con el sistema de salud completamente desmantelado. No hay que olvidar que, a finales del año pasado, en una decisión y un movimiento más ideológico que lógico, Morena canceló el programa del Seguro Popular (política pública exitosa de sexenios pasados) para migrar al INSABI y en el movimiento dejó a más de 50 millones de mexicanos sin acceso a la seguridad social y eliminó importantes partidas como el fondo para enfermedades catastróficas que cubría gastos como los medicamentos de los niños con cáncer.

Las cifras no mienten y por mucho que se esmeren en generar distractores o en justificar el fracaso, la realidad es desalentadora. No es que falten opciones y tampoco es que sea inevitable. Está el ejemplo de otros países, está el ejemplo de políticas públicas estatales exitosas y también está la aportación de organizaciones ciudadanas que desde el inicio de la pandemia han trabajado en conversatorios y foros buscando caminos alternativos. En el Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados hemos presentado opciones tanto para responder a la emergencia médica como para apoyar a los millones de nuevos desempleados, a los micro y pequeños empresarios que están cerrando y desde luego a los enfermos y a los familiares de las víctimas.

[nota_relacionada id=1257370]

Hoy, después de seis meses de confinamiento es importante reconocer que van de más de 75 mil muertes y de 12 millones nuevos de desempleados que en su mayoría se pudieron evitar. Hay países con condiciones similares a las nuestras que tienen una letalidad del virus 25 veces menor y que han logrado generar políticas de rescate económico que han frenado la crisis.

Hay opciones, lo que falta es un poco de humildad para reconocer que el camino tomado es equivocado, escuchar nuevas voces y construir una nueva solución que evite el dolor que se pueda evitar. 

POR JUAN CARLOS ROMERO HICKS
COORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PAN
@JCRomeroHicks
lctl


Compartir