El CMB siempre velará por la seguridad

El CMB siempre velará por la seguridad
El CMB siempre velará por la seguridad
El CMB siempre velará por la seguridad

¿Qué vale más: la sangre y la popularidad, o la salud e integridad de los atletas? 

Es una realidad que, en la actualidad, la violencia es parte integral de la vida de los jóvenes. Lo común es encontrarla en cualquier actividad recreativa: los videojuegos están plagados de ella; las películas y series de televisión son otro medio inmediato para satisfacer esa sed de agresividad enjaulada en la sociedad, y ¡qué tal los noticieros!

También los deportes sufren este fenómeno. ¿Qué tal la manera como explotan las redes sociales cuando se da una bronca en el beisbol, o en el futbol? Todos volvemos a ver la repetición y de inmediato reenviamos a todos nuestros contactos del chat esos links. La violencia es un gran negocio.

El boxeo es el único deporte que ha evolucionado y cambiado dramáticamente su estructura básica. Lo que el día de hoy vemos arriba de un ring es drásticamente diferente a lo que era en sus inicios

Andy-Bowen-y-Jack-Burke pelea
IMPACTANTE. Andy Bowen y Jack Burke pelearon 110 asaltos, el 6 de abril de 1893, y al final no hubo ganador. Foto: Especial

Nuestro deporte nació en Inglaterra. Era una actividad barbárica, inhumana y muchas vidas se perdieron durante cantidad de décadas. No existían límites de nada, las peleas se programaban a número ilimitado de rounds, se ponía la resistencia humana al límite, y muchas terminaron cuando uno de los contendientes simplemente fallecía ahí mismo. 

Los peleadores combatían a mano limpia, no existían los guantes; los daños que se generaban eran dramáticos, los réferis estaban ahí solamente para vigilar que no hubieran fouls o trampas, pero no para proteger al boxeador.

Eventualmente, las autoridades británicas iniciaron la regulación, y poco después nacieron las reglas del Marqués de Queensberry. Y para inicios del siglo XX existían una serie de reglas básicas: no morder, uso de guantes pequeños, duración de rounds, etc… 

Así continuó muchas décadas más, hasta que llegó el Consejo Mundial de Boxeo con la firme convicción de cambiar los fundamentos de este deporte, y tener como única prioridad la protección del boxeador. Se instituyeron exámenes médicos obligatorios y se han realizado múltiples estudios para, con esos datos, modificar las reglas constantemente. 

Don Jose Sulaiman titulo mundial
DECISIÓN. Don José Sulaimán bajó de 15 a 12 el número de rounds para las peleas de título mundial. Foto: Especial

El cambio más importante de la historia del boxeo fue el del número de rounds para las peleas de campeonato: se redujo de 15 a 12, en 1983, bajo la firme decisión de José Sulaimán, tras recibir datos contundentes de la UCLA. Esto ha salvado muchas vidas, y la calidad de vida de los boxeadores tras retirarse es más que evidente.

La presión que se generó fue tremenda, pues los comerciales en los minutos de descanso del final de la pelea eran los más caros, y los aficionados fueron privados de poder ver el drama que se genera en esos últimos nueve minutos de combate. El boxeo mundial exigía regresar a los 15 rounds; hasta los boxeadores mismos reclamaban, diciendo que ellos eran gladiadores y pelearían hasta la muerte. 

Ésa es precisamente la realidad. El boxeador está dispuesto a pelear bajo cualquier condición, con el único propósito de salir adelante en la vida; 15, 20 o 50 rounds, con guantes o sin guantes, patadas y mordidas. Es la obligación de los reguladores imponer las reglas y condiciones para que se desarrolle con la máxima protección al atleta.

El Consejo Mundial de Boxeo jamás comprometerá la integridad del peleador y continuará buscando reglas para seguir haciendo el deporte más seguro.

Es una pena que tras este proceso de décadas, con resultados claros, veamos que en algunos lugares del mundo se permitan combates que van en contra de todo lo que se ha hecho para cuidar al atleta. 

Ahora existe el concepto llamado “Bare Nuckle Fighting”, o sea, “pelea a puño limpio”. Es increíble que existan autoridades que den licencia a los organizadores y permitan que se realicen estos eventos. Recientemente se dio uno en el estado de Kansas, inclusive se presentó uno en Cancún, en 2019. Es evidente que hay personas dispuestas a cualquier cosa para ganarse un dólar, sin importar la vida de los demás. 

El WBC combatirá de manera frontal cualquier actividad que ponga en riesgo a los atletas y ningún miembro del organismo podrá participar en alguno de ellos.

¿SABÍAS QUE…?

Víctor Rabanales, quien fue doble campeón mundial del WBC, fue engañado al ser invitado a participar en un combate en Japón, pues al llegar a la arena se le informó que sería pelea “vale todo”. 

Rabanales, al tener necesidad económica, y por ser un guerrero, aceptó. Entró a la jaula, y en cuestión de segundos, se encontraba en el suelo sometido a una llave que lo llevó a rendirse.

ANÉCDOTA DE HOY

Hace algunos años, las artes marciales mixtas lograron tremenda popularidad en algunas regiones del mundo. Esto le generó gran preocupación a Don José, debido a lo antes relatado. 

Un día le pregunté acerca de los cambios que el boxeo y él promovieron, y la diferencia con otros deportes que, al contrario, generaban violencia extrema, y esto fue lo que me respondió: “Mijito, el boxeo es el arte de la defensa, es un deporte de gran honorabilidad y es la oportunidad para miles de jóvenes del mundo para salir adelante en la vida. Nosotros no podemos controlar lo que otros hagan, y lo único que podemos hacer es seguir nuestro camino. Hay quienes son oportunistas, hay quienes se suben al tren y dejan a un lado sus valores y principios; quizá hagan dinero, pero algún día todo será claro, y el boxeo continuará por siempre siendo el deporte de excelencia”.

POR MAURICIO SULAIMÁN
PRESIDENTE DEL CMB
lctl


Compartir