Lealtad reflexiva

Pareciera que a Jaime Cárdenas se le cayó una venda de los ojos: mi lealtad “no es ciega, sino reflexiva”

La renuncia de Jaime Cárdenas Gracia a la dirección del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, (Indep), se dio como otras famosas dimisiones que se han registrado en el gabinete de la actual administración, o por lo menos las más sonadas, como por ejemplo, la de Carlos Manuel Urzúa, a la secretaría de Hacienda y Crédito Público, o la de Germán Martínez Cázares a la titularidad del IMSS, sin olvidar la de Víctor Manuel Toledo a la secretaría del Medio Ambiente.

De alguna manera, en todas ha existido una carta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador, —salvo en el caso de Toledo Manzur, porque alegó motivos de salud–, en la que se puede percibir reclamo y tensión, respecto de que las sugerencias de estos ahora exfuncionarios, no son tomadas en cuenta y sí llegan a contrariar al mandatario.

Respecto al extitular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), se filtró un video en el que se quejó de las muchas fallas que a su juicio, tiene la llamada cuarta transformación, pero en todas estas renuncias que se han dado, las diferencias son irreconciliables.

Por lo que toca a Cárdenas Gracia, llama la atención que cuando se incorporó a la campaña lópezobradorista, pareció “perder el piso” y se involucró con todo con el actual Presidente, a grado tal, que hay que recordar que en  2003, se metió de lleno en la tarea de homologar los sueldos de los consejeros del entonces Instituto Federal Electoral, a los de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, porque él saldría beneficiado y para lo cual, interpuso dos amparos que le fueron rechazados.

Ya con la austeridad como bandera política, el empeño se centró en reducir el sueldo de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dirigiendo también cuestionamientos a los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) porque, a la fecha, no se han bajado el sueldo para ganar menos que el Presidente de la República.

Como diputado del Partido del Trabajo, Cárdenas Gracia trabajó para el proyecto de la cuarta transformación, convencido de que esa era su mejor opción, incluso, cuando fue nombrado director del Indep.  

Luego de haber puesto al descubierto la corrupción y las irregularidades que imperan en el Indep, Cárdenas Gracia reflexionó sobre su papel como incondicional del Presidente y pareciera que una venda se le cayó de los ojos al declarar que esa lealtad, la que él le tuvo de manera incondicional, “no es ciega, sino reflexiva. Creo que ahí empezaron los problemas (con López Obrador)”.

Añadió que: “Yo exponía dudas, puntos de vista, tanto a los colaboradores cercanos al Presidente, como al Presidente mismo. Creo que esas dudas o comentarios que yo hacía no siempre gustaban”.

Ahora, el exconsejero del Instituto Federal Electoral (IFE) ha pasado a formar  parte de la lista de renuncias que se alargará aún más conforme transcurra el tiempo. [nota_relacionada id=1256252]

POR ADRIANA MORENO CORDERO

COLABORADORA

MORCORA@GMAIL.COM

eadp


Compartir