Más allá de los fines de la rifa del avión

La Fundación Vidanta adquirió 400 mil cachitos de lotería para la rifa del avión, mismos que, de ganar algún premio, solicitó fueran donados a escuelas

Recientemente el Gobierno encabezado por el Presidente López Obrador, llevó a cabo, mediante la Lotería Nacional, una rifa: “La rifa del avión presidencial”.

Las ganancias generadas del sorteo tienen como fin principal, recaudar fondos para fortalecer el sector salud. Sin embargo, gracias a una Fundación se generó un beneficio secundario; sin que esto signifique de menor valor, al contrario, las utilidades concebidas darán un fruto para el futuro del país, en lo que a educación e infraestructura escolar se refiere.

La Fundación Vidanta tiene como misión, entre otras cosas, promover valores humanitarios, así como contribuir a la reducción de la pobreza y la desigualdad en América Latina. En el afán de dar cumplimiento a su misión, procuró apoyar al Sector Salud, para lo cual adquirió 400 mil cachitos de lotería para la rifa del avión, mismos que solicitó fueran donados a escuelas. Es aquí donde se involucra el programa “La Escuela es Nuestra”.

Este programa canaliza recursos de manera directa a las escuelas a través de Comités Escolares de administración participativa, electos en cada institución educativa. El dinero que aporta el gobierno es para el mejoramiento y mantenimiento de los planteles del país, dando prioridad, inicialmente, a los ubicados en las comunidades más pobres.

Los Comités definen qué mejoras, reparaciones y/o equipamientos se deben atender y en qué plazos, además supervisan los trabajos e informan a la Asamblea los avances, así como rinden cuentas a través de un periódico mural en la escuela.

[nota_relacionada id= 1216639]

Los boletos de lotería que la Fundación donó fueron adjudicados por el Programa a los 50 mil comités que existen hasta el momento. La asignación fue con la misma consigna con la que se entregan los recursos federales: en caso de salir ganadores, el dinero será usado para mejoras de la escuela y requerirá ser transparentada su aplicación.

El día de la rifa llegó y con él la fortuna de que ocho escuelas salieran beneficiadas con un premio de 20 millones de pesos cada una.

Las escuelas ganadoras están: una en Chiapas, tres en Puebla, una en Nuevo León, una en Oaxaca y 2 en Veracruz.

Vale la pena comentar que una de las de Puebla, es una primaria ubicada en la localidad de Quiatepec, en Zoquitlán; de acuerdo con los datos de 2010 del INEGI, en ese entonces la localidad contaba con 234 habitantes y estaba clasificada con un grado de marginación muy alto. Por otro lado, en Nuevo León, el preescolar comunitario de Aramberri fue el ganador, está ubicado en la Localidad de El Yerbaniz, que, conforme a la misma fuente de información, en 2010 tenía 26 habitantes y una clasificación de marginación alta.

Después de estos dos casos y la información de ellos, no queda más que decir que esta rifa tiene grandes ganadores, en el presente y hacia el futuro, considerando la educación como una de las mejores herramientas para el crecimiento de un país, confirmando uno de los aciertos que ha tenido la cuarta transformación, desde que tomó las riendas del país, ocuparse por aquellos que más lo requieren.

POR JESÚS VALENCIA GUZMÁN
DELEGADO DE MORENA EN SONORA
@VALENCIA_GUZMAN
lctl


Compartir